Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La búsqueda de un polizón retiene cuatro horas el barco Almería-Nador

Un viajero alertó de su presencia y la policía le confundió con un peligroso delincuente

Uno de los barcos de la compañía Comarit que cubre la ruta Almería-Nador permaneció ayer retenido desde las diez de la mañana, hora en la que tenía que haber zarpado, hasta las 14.30 en el puerto de Almería tras el aviso a las autoridades portuarias de que un ciudadano se había "colado" armado con una pistola. Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado lo buscaron durante toda la mañana al pensar que se trataba de un delincuente que maneja hasta 17 identidades diferentes y es presunto autor de un homicidio. La situación se resolvió sobre las 13.45 horas, cuando se descubrió que se trataba sólo de un polizón que se saltó los controles de seguridad.

El episodio duró más de cuatro horas pero, finalmente, agentes del servicio canino de la Guardia Civil de Almería detuvieron sobre las 13.45 en la sala de máquinas del buque al hombre de origen marroquí que se introdujo de polizón en el barco. La situación, que se vivió con total y absoluta calma, propició estampas como la de decenas de policías y guardias civiles con chalecos antibalas mientras todo el pasaje era desalojado.

La historia comenzó a las 9.30 de la mañana cuando la policía portuaria identificó a través de las fotos expuestas en las oficinas policiales, y dentro del control habitual que se hace en el puerto, a un individuo de origen magrebí que podría estar en busca y captura.

La detención del ciudadano marroquí tuvo lugar sobre las 13.45 horas. Finalmente, ni iba armado ni era el ciudadano magrebí al que buscaban. Fuentes policiales confirmaron horas después que se trataba sólo de un polizón y el hombre no iba armado, como aseguró inicialmente el testigo que dio la alerta. Las mismas fuentes detallaron que tampoco era la persona que la policía de Alicante buscaba en El Ejido (Almería) por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa contra un compatriota, ya que las huellas dactilares no coincidían y el súbdito marroquí requerido por los agentes alicantinos llevaba un tatuaje en la espalda que no tiene el detenido.

El polizón fue puesto a disposición de la policía en el puerto de Almería con objeto de proceder a su identificación y aplicarle la Ley de Extranjería. El buque Berkane partió hacia Nador pasadas las 14.30 con un pasaje de 600 personas y 100 vehículos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de julio de 2007