La inflación rompe la tendencia a la baja por el petróleo y alcanza el 2,4% en junio

El barril de crudo 'brent' sigue subiendo y supera la barrera de los 77 dólares

La economía española es extremadamente dependiente del petróleo. Y la inflación reproduce esa situación un mes tras otro. El índice de precios de consumo (IPC) subió dos décimas en junio y se situó en el 2,4% interanual, lejos ya de las previsiones del Gobierno, que barajaba la posibilidad de que el incremento de precios se situara en el umbral del 2% a mitad de año. La revalorización del euro ha conseguido contener a duras penas la escalada de la cotización del petróleo, que ayer rebasó la cota de los 77 dólares por barril y se encamina a máximos. Las cosas no pintan bien: el Gobierno teme un repunte durante la segunda mitad del año, que podría llevar la inflación anual hasta el 3%.

La cotización del crudo rebasó ayer los 77 dólares por barril y acumula una revalorización cercana al 40% en lo que va de año. Las gasolinas superan con creces el euro por litro en los surtidores de las estaciones de servicio, e incluso el diésel alcanza ya esa cota. Y la inflación ha acabado notando la imparable escalada del petróleo, sólo parcialmente compensada por la revalorización del euro, que ayer superó los 1,38 dólares y ha permitido rebajar la factura energética.

El IPC cerró el primer semestre en el 2,4%, un dato calificado como "positivo" por el Gobierno -es la menor tasa en junio desde 1999- pero que ensombrece las expectativas de cara al segundo semestre. El IPC armonizado se situó en el 2,5%, frente a la media europea del 1,9%.

Las perspectivas de futuro tampoco son positivas. El secretario de Estado de Economía, David Vegara, auguró más subidas para después del verano. La revalorización del euro tiene un efecto deflacionista pero no compensa "ni de lejos" el encarecimiento del petróleo, que "empeorará el panorama inflacionista" en la segunda mitad de año, dijo.

Los precios cerrarán el año con una subida del 3%, según los expertos. Tanto la fundación de las cajas de ahorros como las Cámaras de Comercio barajan ya esa cifra en sus previsiones. El PP apuesta por un escenario aún peor: su secretario de Economía, Miguel Arias Cañete, afirmó que la inflación acabará el año "por encima del 3%" y criticó la "autocomplacencia" del Ejecutivo. "El Gobierno se estaba apuntando un tanto [por la favorable evolución de los precios hasta ahora] que no era suyo", aseguró.

Durante el mes de junio, las mayores subidas correspondieron a los epígrafes de hoteles y restaurantes, y transportes y comunicaciones. En el último año, los mayores ascensos corresponden a carburantes y servicios telefónicos. En los datos de junio destaca también el elevado diferencial entre comunidades: Cataluña encabeza los incrementos con un 2,7% interanual, casi un punto más que Canarias (1,8%).

Las reacciones de los agentes sociales fueron dispares. UGT y CC OO criticaron los elevados márgenes empresariales en los sectores más inflacionistas. La CEOE, en cambio, subrayó que los costes laborales crecen a las mayores tasas desde 2003 y que eso puede suponer un obstáculo para la contención de los precios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 12 de julio de 2007.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50