Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector oficial anuncia que no presentará candidato a la presidencia de la patronal alavesa la semana próxima

El sector oficial de SEA-Empresarios Alaveses no va a proponer, de momento, un candidato propio a la presidencia de la organización, en la reunión que se espera que celebra la junta rectora el 19 ó 19 de este mes. Así lo anunció ayer Alfonso Sáiz, vicepresidente primero de la patronal alavesa durante el mandato del presidente saliente, Carlos Zarceño, y cabeza visible de ese bloque. Saiz señaló que el llamado sector crítico cuenta ya con un candidato, cuya identidad dijo desconocer, y que no quiere "rivalizar" con él. Sin embargo, fuentes del SEA pusieron en duda que la decisión de no presentar de un aspirante suponga un gesto amistoso hacia el sector crítico.

Recordaron, en este sentido, que para ser elegido el candidato necesita el apoyo de los dos tercios de la junta rectora, mientras que si el puesto se lo disputan más de un aspirante basta con obtener la mayoría simple en la segunda vuelta. No presentando candidato, según las mismas fuentes, el bloque oficialista se aseguraría la capacidad de bloquear o condicionar la elección del presidente. Tras su importante avance en la renovación parcial de la junta rectora, el pasado 28 de junio, el sector crítico, que se sitúa en el ámbito del PSE y PNV, contaría con doce vocales, mientras que los oficialistas, más próximos a la administración del PP en la provincia, dispondría de once.

Sáiz avaló implícitamente esta interpretación al subrayar en la rueda de prensa ofrecida ayer que el candidato a liderar la patronal alavesa "nos tendrá que convencer para que le demos nuestro apoyo". Destacó asimismo que ningún candidato puede trabajar sin el respaldo de las empresas industriales, que constituyen el núcleo central de SEA y cuya representación mayoritaria tienen los oficialistas. Según Sáiz, el candidato que se presente contará con el apoyo de éstos si logra convencerlos, pero eso no quiere decir, advirtió, "que le demos un cheque en blanco". El vicepresidente criticó la actuación del presidente de Caja Vital y cabeza visible de la corriente crítica, Gregorio Rojo, poniendo en tela de juicio su condición de empresario y responsabilizándole direcatamente en la crisis abierta en la patronal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de julio de 2007