La ofensiva contra ETA

Del Olmo decide quedarse el caso de los contactos con ETA

El pleno de la Sala Penal resolverá el conflicto entre los jueces

El juez Juan Del Olmo rechazó ayer la petición de su compañero Baltasar Garzón de que se inhiba en su favor en el caso que abarca la investigación de los contactos entre ETA y el Gobierno. Garzón alegaba que él tenía abiertas dos causas conexas, pero Del Olmo asegura que no tienen nada que ver. Ahora será el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia el que decidirá a cuál de los magistrados corresponde la instrucción del asunto.

El caso es que tras la detención en Francia de Jon Iurrebaso y Kepa Suárez, el primero, identificado como integrante del aparato de interlocución de ETA, y el segundo, procesado por Garzón por su pertenencia al aparato de captación de la banda, el juez Garzón remitió el 8 de abril una comisión rogatoria a la justicia francesa en la que pedía los efectos y la documentación que habían sido intervenidos a los dos etarras.

La juez antiterrorista Laurence le Vert, a su vez, remitió una solicitud de auxilio judicial en la que pedía información de los titulares de 15 ó 20 teléfonos, entre los que figuraban dos de personas supuestamente vinculadas a la Administración española, y su correspondiente tráfico de llamadas.

Al mismo tiempo, la juez francesa informaba de que a los etarras se les había incautado documentación abundante al parecer sobre la mecánica operativa de los comandos que actúan en España, y, en especial, en lo relativo al abastecimiento de vehículos y los sistemas de falsificación.

El juez Grande-Marlaska, al que llegó la petición de la juez francesa por encontrarse de guardia, abrió diligencias para cumplimentar su requerimiento, pero finalmente, a instancias de la fiscalía, remitió el asunto a reparto.

Por turno, el caso correspondió al juez Juan del Olmo, pero Garzón le reclamó la causa, de nuevo a requerimiento de la fiscalía, por entender que los hechos ocurridos en Francia tenían relación con dos causas que él estaba investigando, una de ellas desde hacía un año. Garzón tenía procesado a Kepa Suárez, como integrante del aparato de captación de nuevos activistas por parte de ETA.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pero Del Olmo rechazó ayer la segunda petición formulada por Garzón en el mismo sentido por entender que las causas que tramita su colega no guardan ninguna relación con la documentación remitida por la juez Le Vert.

Además, para cumplimentar la petición de la juez se ha dirigido a Interior para pedirles las identificaciones de los teléfonos y el tráfico de llamadas.

Y el conflicto entre los magistrados, que técnicamente sería un problema de interpretación de las normas de reparto, aunque no un auténtico conflicto de competencias, será resuelto por el pleno de la Sala de lo Penal. Tradicionalmente se ha hecho así, como por ejemplo en el caso que Del Olmo reclamó a Teresa Palacios sobre el suicidio del comando de islamistas del 11-M en Leganés.

Lo normal es que el pleno de lo Penal no adoptase una decisión sobre el tema hasta después del verano, pero como el asunto afecta a un caso de auxilio judicial, es decir, a relaciones internacionales, fuentes de la Audiencia aseguraron que se resolverá antes de agosto.

Juan del Olmo.
Juan del Olmo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS