Reportaje:GENTE

"Gracias, Hugh Grant"

La prostituta pillada con el actor relata cómo se ha enriquecido

A Divine Brown la noche del 27 de junio de 1995 le cambió la vida. Cobró 50 dólares por practicar una felación en Sunset Boulevard, Los Ángeles. Lo que no sabía es que el hombre que reclamó sus servicios a bordo de un flamante BMW era el actor británico Hugh Grant. Doce años después, Divine Brown ha decidido explicar por primera vez cómo se ha convertido en millonaria.

La televisión norteamericana ITV1 ha emitido un documental sobre Brown, que ahora quiere iniciar una carrera musical. Trabaja como productora en Fettuccini Records, la compañía discográfica de su actual pareja, Richard Fettuccini, desde donde pretende lanzar a las radios americanas tres canciones que asegura serán éxitos. Brown también pretende poner a la venta un DVD, donde explica cómo se ha enriquecido.

"Amo a Hugh Grant", declara su anterior pareja y padre de sus dos hijas, Gangster Brown. "Gracias a él, mis hijas van a la escuela, nos ha dado la oportunidad de tener una vida con la que nunca hubiéramos soñado. He tenido la oportunidad de viajar en aviones privados. Si alguna vez tengo la ocasión de conocerle, le chocaré la mano y le daré las gracias". La noche que cambió su vida, Divine Brown esperaba reunir 1.000 dólares. Los días posteriores ofreció decenas de entrevistas. "El dinero llovía y llovía. Compramos una casa nueva, coches nuevos, un Rolls-Royce, todo lo que puedas imaginar", explica Gangster Brown. Incluso matricularon a las niñas en un colegio privado.

Divine Brown agradece a Dios todo lo que le ha pasado. Ahora tiene 35 años y muy poco que ver con la mujer de 23 que se prostituía para poder pagar las facturas de la luz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 07 de julio de 2007.