Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps promociona a gente de su entorno al segundo escalón

El presidente ultima la limpieza de zaplanistas y fabristas en el Consell

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, promocionó ayer a los miembros de su entorno en el primer gran paquete de nombramientos del segundo escalón del Gobierno valenciano. En total, el pleno del Consell ratificó los nombramientos de 19 secretarías autonómicas y 42 direcciones generales, con los que ultima la limpieza de zaplanistas y fabristas en el Gobierno valenciano y se promociona un buen número de personas vinculadas a Presidencia.

El jefe del Consell barre a los cargos que 'fichó' Nieto y nombra el equipo de Industria

El paquete de nombramientos realizado ayer, que ocupó buena parte de la reunión del Consell, barre de un plumazo los cargos que entraron en el Consell de la mano de Justo Nieto en la extinta consejería de Universidad y Empresa. También quedan fuera los pocos cargos zaplanistas que se mantenían en departamentos como Educación o Bienestar Social y el fabrismo no logra ningún puesto clave, ya que los altos cargos procedentes de Castellón entran de la mano del campismo.

Los que sí son recompensados en el arranque de la segunda legislatura de Camps son buena parte de los cargos que en la primera legislatura estuvieron vinculados a Presidencia, a través de los distintos gabinetes de análisis, comunicación, etc. El otro grupo de ascensos en el segundo escalón del Consell se produce por el criterio de afinidad al campismo en distintas comarcas de la Comunidad Valenciana.

A continuación se detallan las principales novedades en cada departamento:

- Presidencia. Secretaria autonómica de Comunicación, Nuria Romeral; directora general de Relaciones Informativas, Cristina Albamonte (que sustituye por cese a petición propia a Pilar Carbonell); directora general de Promoción Institucional, Dora Ivars. Entre estos nombramientos destaca la voluntad de Camps de reconocer el esfuerzo hecho por Romeral y Albamonte para gestionar las complicadas relaciones entre Presidencia y los medios de comunicación. Los nombramientos acaban, además con las duplicidades que existían en el anterior organigrama con la Consejería de Presidencia, que dirige el también portavoz del Consell, Vicente Rambla.

- Consejería de Presidencia. Secretaria autonómica de Política Institucional, Isabel Villalonga; secretaria autonómica de Cohesión Territorial, Paula Sánchez de León; secretario autonómico de Relaciones con el Estado y la UE, Rafael Ripoll; director de la delegación de la Generalitat en Bruselas, José Manuel Revuelta; directora de la delegación en Madrid, Pilar Collado; subsecretaría, Ana Brusola. En este departamento prima la estabilidad y se consolidan personas con capacidad de gestión. Algunas de ellas como Paula Sánchez o Rafael Ripoll llegaron a entrar en las quinielas del primer escalón.

- Consejería de Economía. Pocas novedades en un departamento que, como en el anterior, prima la estabilidad. Presidencia coloca a uno de los asesores de Economía, Pablo Landecho, en la dirección general de Economía. El secretario autonómico de Economía, José Manuel Vela, repite de número dos.

- Consejería de Bienestar Social. El vicepresidente Juan Cotino nombra, por ahora, sólo dos personas de su estricta confianza. Su ex jefe de gabinete, David Calatayud como secretario autonómico y Mariano Vivancos como subsecretario.

- Consejería de Infraestructuras.Se ratifica Victoriano Sánchez-Barcaiztegui (de dos) y a Vicente Dómine, Antonio Cejalvo y Gaspar Peral que ya tenía el anterior consejero José Ramón García Antón.

- Consejería de Educación. A Concha Gómez, la gran damnificada de los cambios en Cultura, le asignan un acomodo más natural como secretaria autonómica de Educación, su especialidad.

- Consejería de Cultura. Los primeros nombramientos confirman el desmantelamiento del anterior organigrama. El secretario autonómico es el ex concejal de Obras del Ayuntamiento de Alcoi, Rafael Miró, sin intereses culturales conocidos y enfrentado al zaplanismo. Su especialidad es la ingeniería. Las nuevas directoras generales de Patrimonio, Paz Olmos, antigua jefa de Patrimonio en Economía, y de Libros, Silvia Caballer, tienen un perfil más técnico. Sus predecesores Manuel Muñoz y Vicente Navarro de Luján se quedan sin destino de momento.

- Consejería de Sanidad. El nuevo número dos es Luis Eduardo Rosado, hasta ahora era director del hospital General de Alicante, informa Jaime Prats. Se mantiene el núcleo central del departamento que en su día nombró Vicente Rambla.

- Consejería de Industria. Presidencia nombra todo el segundo escalón. Rescata a Matías Pérez Such (ex número dos de Turismo) y sitúa en las direcciones generales a Bruno Broseta, Silvia Ordiñaga y Mar Casanova.

- Consejería de Agricultura. La consejera ficha en este departamento de segundo a Vicente Riera, un técnico procedente de UTECO, y de subsecretaria a Pilar Amigo, personas de confianza de su etapa en el Ivex.

- Consejería de Medio Ambiente. García Antón arrastra a su mano derecha, María Ángeles Ureña, de número dos del departamento.

- Consejería de Justicia. De Rosa utiliza la confianza de Camps para hacerse un equipo a medida. Lo más llamativo la incorporación del fiscal Antonio Gastaldi como director general de Justicia.

- Consejería de Gobernación. El consejero incorpora al equipo directores generales, aunque el eterno dos, Luis Ibáñez, sigue.

- Consejería de Turismo. Presidencia sitúa de dos a Jorge Muñoz, ex director general de la Abogacía de la Generalitat.

- Consejería de Inmigración. Además del fichaje estrella de Camps, Gotzone Mora, Rafael Blasco coloca en la subsecretaría a Alexandre Bas, profesor de la Universitat de València.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de julio de 2007