España supera la riqueza media de la UE por la ampliación a 27 países

El PIB por habitante supone ya el 102% del europeo con Rumania y Bulgaria

Los españoles ya son más ricos que la media de los europeos. El producto interior bruto (PIB) por habitante de España se situó en 2006 en el 102% de la media de los 27 países de la Unión Europea, según "las primeras estimaciones" divulgadas ayer por Eurostat. La incorporación de Rumania y Bulgaria, dos países muy pobres, con una renta per cápita del 38% y el 37% de la media, respectivamente, ha tenido un efecto determinante. De hecho, al recalcular los datos históricos con ambos países, España ya superaría la media de los 27 países desde 2003.

España casi ha alcanzado ya a Italia, tras un intenso proceso de convergencia registrado durante la última década. El año pasado Italia, con una renta per cápita del 104% de la media europea, sólo superaba en dos puntos a España. En este proceso ha influido tanto la pérdida de velocidad italiana como el mayor ritmo de España.

En 2003, en la Europa de los Veinticinco, la renta per cápita italiana era del 107%, 12 puntos por encima de la española, que estaba en el 95%. En 1995, en la Europa de los Quince, las diferencias eran aún mayores. Entonces el PIB per cápita italiano era del 104%, 23 puntos superior al de España, que se situaba en el 79% de la media europea.

Convergencia real

Aunque la superación de la media europea ha llegado como consecuencia de la inclusión de Rumania y Bulgaria en el cómputo, la convergencia real de la economía española ha avanzado en los últimos años sea cual sea el grupo de referencia que se tome como comparación. La renta española se ha acercado en 2006 más que nunca a la de los miembros más ricos de la Unión Europea. El avance es mayor precisamente frente a los países más prósperos. En tres años, España ha avanzado 2,9 puntos con respecto a la media de los países de la zona euro y 2,4 puntos en relación con los Estados de la Europa de los Quince.

El crecimiento de la economía española es uno de los más intensos de la zona euro. Durante el primer trimestre de este año, el PIB español creció a una tasa del 4,1%, casi el doble que Italia. En 1996, la producción de la economía italiana era el doble que la española, mientras que en 2005, sólo la superaba en un 56%.

La incorporación de países más pobres a la Unión Europea ha puesto de manifiesto las amplias diferencias de nivel de riqueza existente entre sus habitantes. Los ciudadanos de Luxemburgo, con una renta equivalente al 280% de la media comunitaria, son 7,5 veces más ricos que los búlgaros con una renta media equivalente al 37% de la media. Los nuevos candidatos también están muy por debajo de la media. Croacia, 50%; Turquía, 29% y Antigua República de Macedonia, 27%.

Amelia Torres, portavoz del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, subraya que "el proceso de convergencia de España es muy significativo no tan sólo en la renta per cápita sino en el de la creación de empleo". "España", añade, "creó más del 40% de los puestos de trabajo creados en la zona euro el año pasado, lo que ha contribuido también a la reducción de desempleo".

Creación de empleo

En el primer trimestre de 2007, España fue el país donde el ritmo de creación de empleo, 3%, anual, era el más alto de la Unión Europa, casi el triple de la media de la UE, que era del 1,2%. Esto ha permitido rebajar la tasa de paro desde el 18,4% en 1995 al 8,2%, según los últimos datos correspondientes al pasado abril. Sin embargo, a pesar de este fuerte crecimiento de la creación de puestos de trabajo, el ritmo de reducción del desempleo se ha estancado durante el último año por la incesante incorporación de inmigrantes al mercado de trabajo. La tasa de paro de la UE, se situó el pasado abril en el 7%, un punto menos que hace un año.

Estos indicadores positivos contrastan, sin embargo, con la baja competitividad y productividad, el verdadero talón de Aquiles de la economía española. Así, por ejemplo, los salarios percibidos por los trabajadores españoles en 2006 crecieron un 3,4%, frente a un 2,4% de la media de la UE, según las Previsiones Económicas de primavera, elaboradas por la Dirección de Asuntos Económicos y Financieros. Los trabajadores españoles tuvieron que soportar, sin embargo, un aumento de los precios muy superior a la media.

En cuanto a la productividad laboral (producto interior bruto generado por persona ocupada) en España en 2006, sólo creció el 0,8%, por debajo de la media europea, 1,4% y muy inferior al de Alemania, 2,3%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de junio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50