De la Rosa acepta un año de cárcel por estafar con un crédito

El financiero utilizó a un amigo para lograr 1,8 millones de euros

El financiero Javier de la Rosa sumó ayer una nueva condena. La Audiencia de Barcelona le impuso un año de cárcel y una multa de 3.600 euros por un delito de estafa cometido en 1995, cuando utilizó como avalista a un empresario amigo, Lorenzo Rosal, para obtener de La Caixa un crédito de 300 millones de pesetas de entonces (1,8 millones de euros).

El crédito venció anticipadamente y como De la Rosa no pagó, la entidad bancaria embargó 13 fincas a la madre de Rosal. En la operación actuó como intermediario el abogado Juan Piqué Vidal, actualmente en prisión por el caso Estevill de soborno a empresarios. Durante la tramitación del caso estuvo imputado el director general de La Caixa, Antoni Brufau, aunque finalmente fue exculpado. El fiscal siempre ha mostrado en este caso "la celeridad, más bien precipitación, con que se otorgó el crédito" por la entidad bancaria.

Rosal ejercía la acusación particular en el caso, pero finalmente se retiró tras recibir una cantidad de dinero de De la Rosa, explicaron fuentes judiciales. Así evitó que su madre, de 88 años, tuviese que acudir a juicio. De esta manera sólo quedaba como acusación el fiscal, quien inicialmente reclamaba seis años de cárcel para De la Rosa. La ley permite imponer una sentencia de conformidad para evitar el juicio y eso es lo que al final pactaron la fiscalía y la defensa de De la Rosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de junio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50