Columna
i

Anda la osa

La Comunidad de Madrid ha paralizado fulminantemente la distribución de un folleto oficial con instrucciones antiincendios. Según algunos/as, en el escrito hay refranes machistas intolerables. Por ejemplo: "Tres males has de temer, el fuego, el mar y la mujer". O este otro: "De la mujer y del fuego no te burles, compañero". Se acercan días terribles para el refranero español, que puede diezmarse si son exiliados los dichos machistas o misóginos. Inmediatamente seguirán los axiomas relacionados con gordos, pelirrojos, calvos, narigudos, altos, bajos... Todo dios. La lógica y lo políticamente correcto son enemigos del idioma y del sentido del humor. Y sin humor, apaga y vámonos. Cualquier día eliminarán a don Francisco de Quevedo por haber osado escribir: "Mujer que dura un mes es una plaga".

La lógica y lo políticamente correcto son enemigos del idioma y del sentido del humor

En este contexto, vaya usted a saber hasta dónde llegarán las asociaciones feministas que esta semana han gritado al mundo entero desde la Puerta del Sol algo increíble: el oso del emblema de la Villa no es un oso sino una señora osa. Todos estábamos equivocados. Ellas aportan datos supuestamente incontestables. Y como al alcalde se le ha ocurrido decir que le parece "una teoría interesante", que se vayan preparando los leones de las Cortes y la multitud de supuestos bichos encaramados en las estatuas de Madrid. Seguro que alguien dice que el caballo de Espartero es una jaca con testículos postizos, o cosas por el estilo. En cuanto al Ángel Caído del Retiro, la cosa se complica porque nadie ha descubierto hasta el momento el sexo de los querubines, si es que lo tienen. Hay quien afirma que el madroño del escudo no es un madroño sino otro arbusto indeterminado. Otros consideran que es machista llamar "carreras de caballos" a competiciones con mayoría de yeguas. En fin, puro desatino.

En cuanto a los refranes, se puede llegar a un consenso razonable para no complicarnos la vida. Todos los refranes pueden cambiar de camisa, como es sabido. Las asociaciones feministas deben buscar filólogos/as que descubran o elaboren refranes absurdos y desventurados. Un suponer: "La mujer y la osa, cuanto más fea más hermosa". Veremos en qué acaba la cosa.

En cuanto a la osa, a muchos les daría exactamente igual que fuera una raposa o cualquier otra fiera corrupia. Pase lo que pase, la gente seguirá pensando que es un oso, pero lo mirarán con cierto morbo: a lo mejor es transexual. Qué sabemos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 16 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50