Reportaje:MÚSICA

Andy Palacio, portavoz garífuna

Los garífunas son alrededor de 250.000 y viven en Nicaragua, Honduras, Guatemala y Belice aunque hay comunidades en Estados Unidos. La Unesco ha declarado su lengua, danza y música patrimonio oral e inmaterial de la humanidad.

Un poco de historia: dos barcos españoles que llevaban esclavos del golfo de Guinea hacia las Indias Occidentales naufragaron frente a la isla de Saint Vincent en 1635. Los africanos supervivientes se mezclaron con los indios caribes. "Ese nuevo grupo étnico resistió con fiereza a los británicos ansiosos por colonizar el territorio y organizar plantaciones. Los garífunas se aliaron con los franceses para expulsarlos de la isla. Perdieron. Muchos murieron en esa guerra y otros fueron trasladados a la pequeña isla de Baliceaux en 1797. Y más tarde expulsados a la costa Atlántica de América Central", cuenta Palacio.

"Las canciones son crónicas o imágenes de la vida que llevamos"

El garífuna Andy Palacio se confiesa un activista cultural. Y trabaja para el Gobierno de Belice, un país independiente desde 1981. "Grabar en formatos atractivos para los más jóvenes como el CD o el MP3 asegura la supervivencia de la lengua por lo menos para algunas generaciones más".

Todo comenzó con un viaje a Nicaragua a los 18 años. "Fui a una campaña de alfabetización en 1980. Íbamos 23 voluntarios de Belice para enseñar inglés. En Nicaragua no se reconocía oficialmente la existencia de garífunas", explica. Camino de Orinoco, adonde le habían asignado, Andy Palacio se encontró con un viejo garífuna que no había hablado su idioma en años. "Fue una experiencia muy emotiva y me preparó para lo que me estaba esperando. Porque al llegar al pueblo descubrí que nadie menor de 50 años era capaz de mantener una conversación conmigo en nuestro idioma. Me asustó. Supe que debía hacer algo para evitar que eso sucediera en mi país".

En 1995 conoció a Iván Durán. Entonces Palacio cantaba punta-rock, un estilo bailable con teclados electrónicos e influencias del merengue dominicano y el zouk de las Antillas francesas. "Había publicado un disco sencillo cada año, pero mi experiencia no era muy alentadora. Él me ofreció la oportunidad de grabar mi primer disco completo". Ya en 1999, Durán editó el seminal disco Paranda y varios de sus participantes empezaron a presentarse bajo el nombre de Garífuna All Stars. "A partir de aquella experiencia decidimos consolidar lo que se ha convertido en un grupo intergeneracional y transnacional". Del actual Colectivo Garífuna participan, además de Andy Palacio, el hondureño Aurelio Martínez o el septuagenario Paul Nabor, que lleva toda la vida en la paranda, "un tipo de música festiva que suele tocarse con una guitarra, tambores y maracas. En Navidad los paranderos van de casa en casa tocando sus serenatas. Creo que viene de una palabra española y refleja el tiempo en que los garífunas empezaron a integrarse en Latinoamérica", dice Palacio.

Wátina se grabó en la comunidad garífuna costera de Hopkins. La idea de reunirse allí fue de Iván Durán, hijo de catalanes, que tiene su centro de operaciones en un pueblo a un kilómetro de la frontera con Guatemala, junto a las ruinas mayas de Xunantunich. "Nos llevamos los equipos a las comunidades donde queremos grabar y los montamos en una casa que alquilamos. Después volvemos al estudio para las mezclas. Trabajamos con muchos músicos tradicionales y llegar a un estudio lejos de casa, obligado a hacer algo en un tiempo determinado, les intimida", explica. "Los invitamos a estar en Hopkins el tiempo que quisieran. Si un día no se hacía nada no importaba. Lo único que queríamos era salir de allí con doce canciones muy buenas".

La directora de cine Patricia Fe

rreira, que ha rodado para TVE el documental La aventura garífuna, primer capítulo de la serie Todo el mundo es música, en el que participan Aurelio Martínez, Paul Nabor y Andy Palacio, recuerda los techos de uralita retumbando con el viento y el ruido de las gaviotas que se metía por las rendijas mientras grababan una grabación.

Durán fundó en 1995 Stonetree Records -ahora con acuerdo de distribución con el sello Cumbancha, creado por Jacob Edgar, que trabajaba para Putumayo-: "En Belice no había discográficas. Los artistas tenían que ir a Nueva York o a Los Ángeles a grabar porque tampoco había estudios", dice. Un proyecto para 2008 es el de las mujeres garífunas, Umalali. "Más de 50 mujeres de entre 20 y 86 años. Va a ser un disco muy conmovedor porque ninguna es profesional y tienen voces espectaculares".

"La música es un medio para conservar la cultura", afirma Andy Palacio. "Las canciones son crónicas o imágenes de la vida que llevamos. A través de ellas contamos las cosas que nos preocupan y nuestras experiencias a la siguiente generación".

El músico Andy Palacio.
El músico Andy Palacio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción