Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas destacan la autonomía de los ediles

El secretario de Organización del PSdeG, Ricardo Varela, rechazó ayer que el acuerdo con el BNG sea un "modelo encorsetado" y admitió fórmulas "alternativas" en los casos en los que las posiciones de las agrupaciones locales estén "tan distantes que no sea posible" formar una coalición.

Desde Madrid, donde participó parte en el Comité Federal del PSOE, Varela subrayó que el documento que los socios de la Xunta firmarán mañana para el ámbito municipal es claro, en el sentido de que "dice que socialistas y nacionalistas impulsarán gobiernos de coalición". No obstante, confirmó que los términos pactados toleran que en la negociación de cada ayuntamiento "se decidan otros modelos". El acuerdo del viernes es sólo "un marco de trabajo que permite, como no puede ser de otra manera, la autonomía de las partes para decidir". En este sentido, subrayó que "cada ciudad es un mundo" y, en consecuencia, la fórmula definitiva será "fruto de la negociación en cada lugar". "No es un modelo encorsetado", insistió Varela.

Preguntado por las reticencias a pactar de los alcaldes socialistas de A Coruña y Lugo, el número dos del PSdeG recordó que tanto el PSOE como el BNG de ambas ciudades tienen la "obligación de llegar a un acuerdo de gobernabilidad", independientemente de su orientación final. En consecuencia, advirtió de que "las dos partes tendrán que ver hasta dónde están dispuestas a ceder para buscar ese punto de equilibrio". Aunque "son mejores los gobiernos de coalición", señaló, la orientación final en Lugo y A Coruña "será fruto de la voluntad de las dos partes".

El pacto propicia "gobiernos de coalición, que tendrán un alcalde y un teniente de alcalde", pero la negociación en cada localidad puede establecer una fórmula "alternativa" a criterio de los representantes locales de los dos partidos, informa Europa Press.

En cuanto a la posibilidad de que, al final, haya gobiernos en minoría, sin integración de alguno de los dos partidos, Varela señaló: "Si en algún sitio las posiciones están tan distantes que no es posible, habrá que buscar otras formas de gobernabilidad".

El PP, por su parte, difundió ayer un comunicado en el que asegura que el pacto PSdeG-BNG le va a privar de 34 alcaldías en ayuntamientos en los que la suya fue la lista más votada. Los populares pronostican un deterioro de los servicios públicos en esos ayuntamientos por culpa de las dificultades de "cohabitación" entre socialistas y nacionalistas que ya ese están produciendo en la Xunta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de junio de 2007