Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura prohíbe utilizar el estadio de Ourense para los conciertos de las fiestas

Las Fiestas del Corpus, última actividad programada por el gobierno en funciones del Ayuntamiento de Ourense, podrían quedar sin los grandes conciertos. La decisión del concejal de Cultura, José Araújo, de solicitar el estadio de fútbol de O Couto al presidente del Club Deportivo Ourense, Joaquín Muñoz -hijo del edil de Servicios Sociales- en lugar de dirigirse a la Consellería de Cultura, propietaria del recinto, trastoca la celebración de las actuaciones musicales.

Araújo fue apercibido el viernes por el delegado provincial de Cultura, Xosé Carlos Sierra, de que no podía utilizar el estadio para los grandes conciertos. Sierra hizo la advertencia horas después de que el edil informara del uso de ese recinto en la conferencia de prensa que convocó para dar a conocer el programa festivo. Araújo señaló entonces que desconocía el procedimiento y que creyó que bastaba con pedir el estadio a su usufructuario, el Club Deportivo Ourense.

Pese a la advertencia del delegado de Cultura, ayer tarde operarios municipales procedían a la instalación de los escenarios, motivo por el que Sierra remitió un fax al gobierno municipal en funciones ordenando que parara las obras, al tiempo que envió una dotación de la Guardia Civil para asegurarse del cumplimiento.

El delegado provincial sostiene que el concejal ha incurrido en dos errores, "en el procedimiento de forma, por no pedirnos a nosotros la autorización y en el de fondo, porque obvió que la cesión que hemos hecho de ese espacio es sólo para uso deportivo". Sostiene que Cultura realizó el año pasado una inversión muy elevada "para la reposición de la hierba y, lo que es más delicado, para la esponjosidad del subsuelo que quedaría totalmente deteriorada si durante hora y media, siete días a la semana, es pisada por más de 2.000 personas". El concejal expresó su malestar al delegado advirtiéndole que actuaba de mala fe, pero Sierra replica que no se trata de eso, "sino de preservar lo que es de todos".

La instalación estará paralizada hasta que se pronuncie la Dirección Xeral de Patrimonio. Sierra rechazó la oferta del concejal orensano para que el Ayuntamiento se haga cargo de posibles desperfectos porque considera "un abuso cobrarle dos veces al ciudadano una misma obra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de junio de 2007