Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda apenas se mueve desde 1995

La dirección de los socialistas valencianos se reunió antes de la celebración del Comité Nacional. Fue allí donde los mensajes y las intenciones del secretario general del partido se vieron más nítidas. Anticipándose a lo que después diría Inmaculada Rodríguez-Piñero, responsable federal del PSOE, en el comité, la reflexión en torno a qué ha provocado este mal resultado, exige de un análisis.

Miembros de la dirección subrayaron ayer, aunque fuera sólo para abrir boca, que el bloque que forman los partidos políticos apenas se ha movido desde 1995, año en que los socialistas perdieron la Generalitat en favor del PP. El esquema de entonces se reproduce: la izquierda no ha sido capaz de rebasar un 39 o 40% del voto. Sólo se ha limitado a traspasárselo de uno a otro, en función de convocatorias, candidatos u otros factores coyunturales.

No es por tanto un tema de caras o candidatos, coincidieron. El partido tendrá que esforzarse en la próxima campaña electoral para las generales -los cambios en el PSPV quedan en suspenso de momento para no afectar a esos comicios- y después hay tiempo para preparar el congreso ordinario en el que Pla pasará el testigo.

En la dirección se debatió si era adecuado que el secretario general anunciara su intención de no optar al cargo y, al final, ganaron los partidarios de que no lo hiciera explícito para no debilitar más todavía la posición de Pla.

La ejecutiva acordó convocar un nuevo comité nacional antes del verano para analizar las causas de la derrota, con datos e informes en la mano.

Por otro lado, los pactos con otras formaciones políticas se perfilan. Ayer, la asamblea del Bloc Nacionalista Valencià de Sueca acordó de manera casi unánime seguir las conversaciones con el resto de fuerzas progresistas para llegar a un pacto de izquierdas que daría la alcaldía a su candidato Joan Baldoví, informa J. Blay. El acuerdo fue adoptado a última hora del pasado viernes una vez cerrada la primera rueda de contactos con el resto de partidos que pueden sumar la mayoría de 11 concejales. Mientras, PSPV-PSOE (con 4 ediles) y EUPV (con 2) ofrecen la vara de mando al Bloc (con 5), la primera propuesta del PP (con 8 ediles) a los nacionalistas es la de compartir la alcaldía dos años para cada formación. Baldoví dejó entrever ayer que dentro de esta misma semana "habrá acuerdo" tras una segunda rueda de contactos en la que también entrarán los únicos ediles electos por ERPV y CV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de junio de 2007