Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M

Simancas acepta aguantar un año

En la reunión de análisis electoral de la Ejecutiva Federal del PSOE, se aparcó la debacle socialista de Madrid para analizarla, hoy, en la ejecutiva regional "con tranquilidad y sosiego", decía un miembro de este órgano de gobierno nacional. José Blanco, responsable de Organización, descartaba las dimisiones de Rafael Simancas, el candidato a la Comunidad y Miguel Sebastián, a la alcaldía de Madrid hasta las elecciones generales del próximo año. Optaba por "un cambio tranquilo".

Zapatero convenció al líder regional para que no dimitiese y "no abrir así el melón del partido" hasta las generales

"Había intención de cambio en la ciudad, pero no hubo manera de conectar con la ciudadanía", dice un dirigente

Al menos cuatro diputados cercanos al candidato le pedirán hoy que deje de ser portavoz del partido

Simancas es muy aceptado en el Partido Socialista de Madrid (PSM), es el candidato que eligió y cuenta con cerca del 90% de apoyos. Pero en el muy medido y controlado partido se vuelven a oír ecos por las escaleras.

Un puñado de parlamentarios de la Asamblea muy próximos a Simancas califican de "catástrofe", de "cataclismo alarmante", la derrota del domingo. Hoy al menos cuatro de ellos pedirán en la ejecutiva regional que Simancas, también su secretario general, tenga "un gesto de dignidad". Un gesto que, según deslizan testigos, ya tuvo al conocer el alcance de su retroceso: dimitir. Sin embargo, algunos de los que creen que debe dar "un paso a un lado" son muy representativos.

"Las caras visibles del PSM no pueden ser Simancas, Porta y Matilde Fernández", concluye un parlamentario socialista, que pide anonimato, como todas las demás fuentes consultadas, 12 en total, e insiste: "Que se quede sólo en la organización, que eso lo ha hecho muy bien". Dice que los militantes de base "no entienden nada. Esto es insólito".

Pero Simancas no ha dimitido. "Eso no es sólo una decisión personal", dicen fuentes próximas al candidato. Tras recibir una llamada del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la noche del domingo, reflexionó. Las mismas fuentes conceden que tuvo ganas de "dejarlo", pero que ante la llamada de su superior, que no quiere un escenario preelectoral lleno de disputas locales, ha decidido esperar hasta el próximo congreso, dentro de un año, "para no abrir el melón de un partido que es muy complicado".

Simancas, dicen quienes han hablado con él en las últimas horas, reconoce la dimensión del varapalo y acepta que echaría, si no fuese él mismo, "al candidato con estos resultados". Atribuye, aseguran fuentes próximas, parte de su descalabro a "los errores políticos de Sebastián, que no es un político profesional, de hecho, Simancas ha tenido 14.000 votos más, y al uso del PP de las decisiones del Gobierno central".

Otros miembros del partido más cercanos al diputado José Acosta, conocidos como guerristas, y también influyentes en el PSM, plantearán la salida de Simancas, aunque la diana de su enfado es José Blanco: "Que no venga el pirómano a decirnos como apagar el fuego". Más transparente ha sido el último rival de Simancas en el congreso regional, Antonio Carmona: "Sobran listos y faltan inteligentes. La culpa es de la dirección regional".

Desde los parlamentarios cercanos a Simancas, el candidato ideal sería el alcalde de Parla Tomás Gómez, que debería "empezar a ser visible, aunque Rafa siga siendo secretario general".

El PSM sabía que no iba a ganar en la Comunidad y en el Ayuntamiento, pero la esperanza era reservar el papel de "gran perdedor" para Miguel Sebastián, "impuesto desde Ferraz" y achacarle la derrota de Simancas.

La disidencia de Miguel Sebastián, que permaneció ayer en Ferraz, volvió a manifestarse ayer. Aunque la mayoría de concejales y responsables socialistas econsultados se ampararon, siguiendo la estrategia marcada desde la sede, bajo el paraguas del partido a la espera de la valoración oficial en el comité regional, hubo voces que se manifestaron, siempre amparados en el anonimato. "El partido está fastidiado, Sebastián tiene que dimitir ya"; "tiene que irse"; "esto de nombrar amigos de pupitre nunca ha funcionado"; "cuando el partido en Madrid tomaba decisiones ganábamos elecciones, desde que depende de Ferraz no exportamos líderes": "había un pulso de cambio pero no ha habido manera de conectar con la ciudadanía".

Incluso hubo peticiones de primarias y se advirtió de que "si se empeñan en buscar responsabilidades en el PSM va a haber muchos problemas". El enfado por la elección de un candidato que no ha conseguido convencer a muchos y tampoco al electorado: "Las cosas que se han hecho y como se han hecho el electorado no las perdona, quizá haya que volver a esos métodos que algunos consideran obsoletos pero que son los de siempre", decía otra voz crítica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de mayo de 2007