Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:A LA PARRILLA

Penes y radios

El pene más grande del mundo (Cuatro) mezcla elementos de reflexión sobre el pene con imágenes que convierten el tema -nunca mejor dicho- en espectáculo. Por un lado, se incluyen reflexiones de pensadores y sexólogos y, por otro, se juega con el impacto visual que produce un pene capado o hiperactivo (incluso salió uno que, gracias a los efectos especiales, era capaz de cantar). El documental, pues, se ve sin la clandestinidad que plantea la pornografía y tiene incluso categoría de ejercicio divulgativo, intelectualizado y ameno, sobre la importancia del tamaño. Entre las muchas cosas que se dicen, destaca una frase del sexólogo Jacques Waynberg: "Gozar no sirve de nada". Se refiere, por supuesto, a que durante siglos el sexo tuvo una finalidad estrictamente reproductiva.

Es lo que parecen tener algunos medios de comunicación (las radios, por ejemplo) respecto a la televisión. En lugar de ejercer su propia capacidad para gozar, algunas emisoras abusan de reproducir, con un criterio dependiente, momentos televisivos. La tele, en cambio, desprecia la radio (salvo Noche Hache y otras honrosas excepciones). Y, pese a todo, la radio sigue teniendo virtudes únicas que, aplicadas a televisión, perderían parte de su encanto. Dos ejemplos de excelencia radiofónica actual: en Atrévete (Cadena Dial), Sebastian Maspons elabora un divertido espacio sobre radionostalgias y lo culmina con esta duda filosófica: "¿Por qué si vamos a un centro comercial y no compramos nada tenemos la sensación de que nos van a detener?". Y en RAC1, Toni Clapés celebra los 10 primeros años de Versió RAC1, su espléndido y adictivo programa de entretenimiento y actualidad, líder de las tardes catalanas. ¿Cuál es su secreto? Hablar de televisión, sí, pero no olvidar que sus virtudes están en el ritmo, las imitaciones, las entrevistas, el análisis irreverente de las noticias, la energía y ese tono de proximidad coloquial y de naturalidad no esclavizada por el guión que tanto brilla en la radio y que cuesta encontrar en televisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de mayo de 2007