Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M

El PP pierde su mayoría absoluta en Ourense y cede el poder a los socialistas

Francisco Rodríguez será alcalde con el apoyo de los nacionalistas

Ourense cambia el rumbo. El PP de Baltar representado por Enrique Nóvoa no ha podido consolidar las mayorías consecutivas de Manuel Cabezas en la tercera capital de Galicia. El esfuerzo del PP gallego, que centró energías y desplegó llamativas adhesiones populares a lo largo de la campaña en la ciudad, no fue suficiente. Una fuerte corriente (oculta para las encuestas) a favor del PSdeG ha propiciado, pese al descalabro del Bloque, el cambio después de 12 años consecutivos de victorias del PP.

Los socialistas orensanos, encabezados por Francisco Rodríguez, han vuelto a ganarle a las encuestas remontado holgadamente los resultados de 2003 y han incrementado en dos sus concejales (quedan con ocho) mientras el BNG se ha ido abajo con la pérdida de uno (obtiene seis). Los resultados permiten, en cualquier caso, conformar un "gobierno de progreso" a través del pacto y sentar en los escaños de la oposición a los 13 ediles del PP de Baltar.

Enrique Nóvoa, a quien el presidente provincial del PP, José Luis Baltar, regaló un rodaje de tres meses en la alcaldía, no ha podido hacer frente al reto que se le presentaba. Nóvoa, que alardeó de su condición de alcalde constructor durante la campaña y que se presentó abiertamente como el candidato de Baltar, no ha podido impedir el cambio. "Las elecciones las gané yo, aunque no gobierne", sentenció el aspirante popular. La sede del PP en la céntrica calle de Progreso, en donde elección tras elección se congregan centenares de orensanos para escuchar el trombón de Baltar y entonar la cantinela de "si no eres del PP, jódete", se fue quedando vacía a medida que se confirmaba la derrota.

En esta ocasión, con el BNG a la baja, fueron los socialistas quienes concitaron a sus enfervorecidos fieles en torno a la sede de General Aranda. Pasadas largamente las once de la noche, un Francisco Rodríguez visiblemente emocionado saludó a sus fieles y anunció un escenario distinto. Para Ourense "habrá un modelo nuevo, un gobierno de progreso liderado por el PSOE", dijo. Rodríguez fue presentado a la militancia por el secretario provincial del partido, Manuel Vázquez, quien proclamó: "Aquí tenéis el alcalde que va a abrir las puertas de Ourense".

El aspirante nacionalista, Alexandre Sánchez Vidal, asumió la derrota antes de que se escrutara el cien por ciento de los votos recalcando que "se ha conseguido el objetivo del cambio político" y poniendo de relieve la necesidad de "hablar, y hablar mucho" con el PSdeG, con vistas a poner en marcha un nuevo modelo de gobierno. Un gobierno para el que el nacionalista quiere "hacer valer nuestro programa" en lo relativo, a la vivienda y al empleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de mayo de 2007