Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GALICIA | Elecciones 27M

El PP pierde Vigo, Ourense, Ferrol y la Diputación de Lugo

Los socialistas se hacen con la llave de las alcaldías de siete de las ocho ciudades - Los populares bajan por primera vez del 40% del voto en unas elecciones municipales

En la primera cita electoral desde que Manuel Fraga fue apeado de la presidencia de la Xunta, el PP mantuvo su tendencia a la baja en Galicia, leve pero acentuada por la pérdida de todas las plazas de importancia. Tanto es así que el partido que ahora lidera en Galicia Alberto Núñez Feijóo queda desalojado del gobierno local en las ciudades y pierde la Diputación Provincial de Lugo.

Hasta ayer, el PP gobernaba en tres de las ocho principales urbes de Galicia: Vigo, Ourense y Ferrol. Los previsibles pactos entre PSdeG y BNG -en ninguna de las ciudades ha habido mayorías absolutas- dejarán a los populares sin ninguna de ellas. Los beneficiados son los socialistas, que tendrán siete de las ocho alcaldías. El Bloque Nacionalista Galego (BNG), que retrocedió en los grandes núcleos urbanos, mantendrá, el gobierno local de Pontevedra, también mediante pacto con el PSOE.

Al PP ni siquiera le sirvió el ascenso experimentado en Vigo por la alcaldesa, Corina Porro, que ha subido diez puntos porcentuales respecto a 2003. Los acuerdos entre socialistas y nacionalistas, cuyas desavenencias en el anterior mandato habían brindado el poder local al PP, situarán como alcalde de la primera ciudad de Galicia al ex ministro del PSOE Abel Caballero.

Por primera vez en más de dos décadas, los populares se quedan por debajo del listón del 40% en el cómputo total de votos en Galicia. Es un descenso suave, de apenas dos puntos, pero significativo por la pérdida de poder urbano. Se da la paradoja de que la merma de alcaldías en las ciudades se produce pese a que, en el conjunto de ellas, ha recibido más apoyos que en 2003. Más dolorosa aun para el PP es la pérdida de la Diputación de Lugo, feudo inexpugnable del centro derecha desde las primeras elecciones. El PP queda atrincherado en el rural, especialmente en Ourense.

El PSOE ha crecido tres puntos en el conjunto de Galicia, pero pierde la mayoría absoluta en Lugo y A Coruña. En esta última ciudad, la segunda de Galicia, los socialistas gobernaban en solitario desde 1983. Tras la retirada del histórico alcalde Francisco Vázquez, su sucesor, Javier Losada, está abocado a pactar con el BNG.

Los nacionalistas prácticamente repiten los resultados de 2003. El BNG cae en las ciudades, pero lo compensa por el ascenso experimentado en las zonas semiurbanas. En Pontevedra, a pesar de que el BNG perdió la condición de partido más votado a favor del PP, el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores renovará la alcaldía mediante un acuerdo con los socialistas, que mejoran un edil. Un caso similar le ocurre al PSOE en Santiago de Compostela, donde el PP queda como principal partido pero no gobernará.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de mayo de 2007