Reportaje:Elecciones 27M

El voto urbano dio aliento a la izquierda

En los comicios de 2003, el PP consiguió el 63% de las alcaldías, pero la inmensa mayoría concentradas en las zonas rurales

Los urbanitas gallegos son, muy mayoritariamente, de izquierdas. La disputa entre los tres principales partidos políticos (PP, PSOE y BNG) en las ocho mayores ciudades gallegas (Vigo, A Coruña, Ourense, Santiago, Lugo, Pontevedra, Ferrol y Vilagarcía) fue claramente ganada hace cuatro años por los denominados progres urbanos: PSOE y BNG suman el 63% de los sufragios emitidos, frente al 36,5% del PP. Esta proporción se repite, con más o menos claridad, cada vez que ha habido municipales. Hoy un hombre es un voto, pero de noche quien manda es la ley D'Hont.

En las municipales de 2003 la suma de papeletas "de izquierdas" (PSOE, BNG e IU) obtuvo en Galicia 798.131 votos, casi 50.000 más que los que fueron para la suma del PP y los partidos independientes. Sin embargo, el paisaje electoral emanado de la ley D'Hont generó un reparto de concejales que da una imagen equívoca del electorado gallego: 200 alcaldías para el PP; 60 para el PSOE; 17 para el BNG; y 20 para los independientes y otros partidos.

PSdeG y BNG sumaron el 63% de los sufragios en las ciudades hace 4 años

Dicho de otro modo, con datos de 2003, Galicia es mayoritariamente de izquierdas, con un 51% de los votos válidos emitidos para PSOE, BNG e IU. La suma del PP y todos los partidos independientes (y aun sin contar con que algunos de ellos son netamente de izquierdas) obtuvo el 49% de los votos. Pero distribuido el voto entre los 315 ayuntamientos y aplicadas las leyes electorales, el PP asumió el 63% de las alcaldías y los independientes, el 6%; mientras que PSOE, BNG e IU sólo suman el 24%.

En las ciudades gallegas, el PSOE fue hace cuatro años el partido más votado, con 183.706 sufragios, 5.000 más que el PP. Pero eso le aportó 70 concejales, dos menos que al PP (72). Así están las cosas. Si pudiera construirse una corporación de las ocho principales ciudades gallegas, el PP tendría 72 concejales; el PSOE 70; el BNG, 47; IU, tres; y los independientes de Vigo, Vilagarcía y Ferrol sumarían diez concejales.

Pero las ocho localidades gallegas no funcionan, electoralmente, de manera similar. En el análisis del voto de hace cuatro años, sólo hay una urbe en la que un solo partido obtuviera mayoría absoluta: el PSOE en Lugo, con el 51,3% de los votos.

Aun sin mayoría en las urnas, hay otras dos ciudades con mayoría absoluta (ley D'Hont) en concejales: el PSOE en A Coruña (45,7% de votos) y el PP en Ourense (46,48%) en las ciudades gallegas. De los ocho municipios, el BNG sólo fue el más votado en Pontevedra (39% de los votos). IU sólo tiene representación urbana en Ferrol y Vilagarcía. Los independientes, por su parte, sólo están en las corporaciones locales de Vigo, Vilagarcía y Ferrol, pero únicamente en esta última ciudad son un partido llave y han pactado la alcaldía con el PP.

Vigo y A Coruña son, con diferencia, las dos mayores concentraciones urbanas gallegas. En ambas ciudades siempre ganó el voto a los partidos de izquierdas, pero la mecánica de la proporcionalidad D'Hont y los pactos poselectorales han generado gestiones municipales muy diferentes. A Coruña siempre estuvo gobernada por el PSOE, a excepción del bienio 1979-81, que tuvo alcalde nacionalista. Vigo, por el contrario, ha sido una montaña rusa, con alcaldes de los tres principales partidos: del PSOE (1979-1995), del PP (1995-1999) y del BNG (1999-2003); en 2003 la alcaldía volvió al PSOE, pero en 2004 pasó al PP, tras una moción de censura.

En función de los votos de las municipales de 2003, A Coruña aparece como una ciudad aparentemente más progre que Vigo. PSOE, BNG e IU suman el 71% de los votos válidos emitidos por los coruñeses, mientras que sólo alcanzan el 55% en Vigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50