Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M | El Ayuntamiento de Marbella

El PP 'hereda' la mayoría absoluta del GIL en Marbella

La desaparición del GIL, el partido que fundó el fallecido Jesús Gil, puede abrir al PP las puertas de la victoria en Marbella, según el sondeo de Opina. Tras cuatro victorias por mayoría absoluta consecutivas (entre 1991 y 2003), el GIL no concurre a las elecciones en la localidad malagueña, que espera cicatrizar las secuelas de la Operación Malaya, la actuación contra la red de corrupción destapada en el consistorio marbellí y que ha llevado a sus dos últimos alcaldes (Julián Muñoz y Marisol Yagüe) a la cárcel.

La candidata del PP, Ángeles Muñoz, conseguiría el 54% de los votos y 16 concejales, lo que le daría la mayoría absoluta (14 ediles). En 2003, el PP logró cuatro concejales en Marbella, de modo que la candidatura de Muñoz es la más beneficiada por la desaparición del GIL. El aspirante del PSOE y ex consejero de Turismo de la Junta, Paulino Plata, obtendría el 32% de los votos y nueve concejales (cuatro más que en 2003). IU volvería al Ayuntamiento (7% de los sufragios y dos ediles).

El crecimiento del PSOE y el regreso de IU al Ayuntamiento son insuficientes para gobernar

La mayoría censura la actuación de la Junta y los jueces para atajar las irregularidades urbanísticas

La política local más valorada por los ciudadanos es Ángeles Muñoz, con un 6,1. A continuación se sitúa el candidato socialista, con un 4,8. Cuando Plata dejó el Gobierno de Manuel Chaves era el consejero más valorado de la Junta. La ventaja de la candidata del PP también es clara cuando se pregunta a los marbellíes sobre quién cree que será el próximo alcalde. El 58,5% opina que será Muñoz, por un 17,8% que apunta a Plata. Estas diferencias se estrechan un poco al preguntar por preferencias: el 44,7% opta por Muñoz, y el 25%, por Plata.

Pese a que la victoria del PP parece clara, los marbellíes suspenden la actuación de los dos grandes partidos. El PSOE, cuya anterior candidata, Isabel García Marcos, fue detenida en la Operación Malaya, obtiene un 2,9. Mejor nota logra el PP, un 4,2, aunque también por debajo del aprobado.

La valoración de los últimos gobiernos municipales del GIL, que obtenían mayorías claras en las urnas, es muy negativa (una nota de 1,4). En 2003 ganó las elecciones municipales Julián Muñoz, quien fue desbancado en agosto de ese año tras una moción de censura que llevó a la alcaldía a Marisol Yagüe. En abril del año pasado, una vez iniciada la Operación Malaya, el Gobierno disolvió el consistorio marbellí, una medida inédita, y se creó una gestora que dirigirá Marbella hasta este próximo domingo.

El principal problema para los marbellíes, como parece lógico en una ciudad sacudida por diversos escándalos, es la corrupción. Hasta el 40,2% de los encuestados menciona este asunto como primer problema. A continuación se sitúan la limpieza (31,8%), la delincuencia (26,8%) y las infraestructuras (11,7%).

Un dato relevante es que el 82,3% de los encuestados considera que la Junta de Andalucía no ha cumplido con su misión de velar por el control de la legalidad urbanística en Marbella, un argumento que siempre ha rechazado el Ejecutivo de Chaves. Tampoco queda en buen lugar la justicia. Hasta el 90,7% de los ciudadanos estima que la justicia ha actuado con retraso en Marbella para combatir la corrupción.

Uno de los asuntos más espinosos que tendrá que abordar el próximo gobierno municipal será qué hacer con las más de 20.000 viviendas ilegales que dejó la etapa del GIL. El 60,8% de los vecinos se opone a las demoliciones de las viviendas aunque haya sentencias judiciales que opten por los derribos. El 27,3% sí opta por las demoliciones. Además, el 96,3% quiere que los bienes incautados en la Operación Malaya reviertan en las arcas municipales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2007