Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Galería de Aralar a la alcadía de Zaldibia | PATXI AIERBE, Candidato de Aralar a la alcaldía de Zaldibia | Elecciones 27M

"Batasuna no está en el Ayuntamiento, pero ha tenido cuatro ediles"

Hace cuatro años, el Ayuntamiento guipuzcoano de Zaldibia (1.490 habitantes) quedó deliberadamente mutilado y ha funcionado hasta hoy con media corporación más uno. Durante todo este periodo, cuatro asientos del pleno han permanecido vacíos. Quienes debieron ocupar esos huecos renunciaron a hacerlo, al entender que tenían otros dueños, en referencia a la lista patrocinada por Batasuna, anulada por el Tribunal Supremo antes de los comicios de 2003. "No han estado en el Ayuntamiento, pero les hemos tratado como si fueran concejales", asegura Patxi Aierbe, alcalde de Zaldibia. Nacido en Ataun en 1957, aunque reside en Zaldibia desde hace 20 años, es el único alcalde de Aralar en Euskadi, y ahora se presenta a la reelección sin apenas competencia para arrebatarle el cargo.

En 1999, EH logró el 82,2% de los votos. Ahora el único alcalde de Aralar en el País Vasco se presenta a la reelección sin apenas competencia

Su mandato fue "muy duro" al comienzo por la "presión" que recibieron desde Batasuna, pero Aierbe y su equipo han conseguido a lo largo de esta legislatura apaciguar la tensión y "darle un fuerte empujón al pueblo". Zaldibia ha sido, durante muchos años, la quintaesencia del independentismo violento. Cuna de muchos etarras, las gentes de Batasuna hicieron de este municipio del Goierri un "gueto del radicalismo", asegura un vecino de la comarca. En 1999, Euskal Herritarrok -la marca electoral de Batasuna en aquel tiempo- logró el 82,2% de los votos (683 en total) y acaparó los nueve ediles de la corporación.

La ausencia forzosa de estas siglas en las elecciones de 2003 animó a un grupo de simpatizantes del movimiento Elkarri a presentarse a aquella convocatoria. "Tomamos esa decisión porque Zaldibia se podía quedar sin Ayuntamiento", explica el regidor. Aralar consiguió 510 sufragios (el 91,4%) y el derecho a tener los nueve concejales. "Nos presentamos con el compromiso de asumir la alcaldía sólo en el caso de ser la fuerza más votada, por encima incluso de los nulos", que finalmente se quedaron en 434. Aierbe fue delegado de LAB en el comité de empresa de CAF durante 12 años, antes de formar parte durante los cuatro siguientes de Elkarri.

Aralar ha gobernado con cinco representantes, tras renunciar a los cuatro asientos que le atribuyó a las siglas ilegales, y ha "procurado tener en cuenta al sector de la izquierda abertzale en las decisiones municipales, aunque ellos no lo entienden así. "No han estado conformes, pero no podemos estar todo el día enfrentados por problemas y reivindicaciones políticas. Nuestra prioridad ha sido trabajar por el pueblo, dando soluciones a las preocupaciones de los vecinos", afirma Aierbe.

Zaldibia había "tocado fondo", según la visión de un conocedor de este municipio. Hace cinco años tuvo que asimilar el cierre de Bilore, una empresa histórica y emblemática en la zona, con la consiguiente pérdida de 250 puestos de trabajo. "La convivencia entre los vecinos se había deteriorado muchísimo", debido en gran medida a la permanente politización que hacían los seguidores de Batasuna de la vida cotidiana. La última corporación presidida por EH (el alcalde y los ocho concejales) fueron juzgados y absueltos en febrero pasado de un delito de enaltecimiento del terrorismo por nombrar "hijo predilecto" al etarra Hodei Galarraga tras su fallecimiento, en septiembre de 2002, al explotarle un artefacto en Basurto.

Escenas como ésta no han vuelto a repetirse después. Aierbe considera que "el ambiente se ha tranquilizado mucho" estos últimos años. "Los radicales han dado un paso atrás y el alcalde, uno al frente", sostiene un vecino: "Se ha dedicado más a los problemas del pueblo, y eso se nota en que hay más optimismo que hace unos años". Ahora vuelve a presentarse a la reelección en las mismas condiciones que hace cuatro años. Las candidaturas auspiciadas por Batasuna, tanto ASB como ANV, han sido impugnadas. De nuevo, sólo concurren Aralar, el PSE-EE y el PP. En su lista, el alcalde ha incluido a cuatro simpatizantes del PNV y de EA que figuran como independientes.

Aierbe se ha dedicado a pedir el voto con la fórmula "gestión, gestión, gestión". Durante su mandato se han puesto en marcha las obras para construir la variante que permitirá desviar los vehículos que atraviesan ahora por el centro del casco y transformar esta calle en una avenida peatonal. El regidor también destaca la apertura de la primera Escuela de Pesca de Guipúzcoa y de un Centro de Interpretación del Agua, así como la mejora de los accesos a los caseríos, la creación de un bidegorri o la puesta en marcha de una escuela para niños (haurreskola) de 0 a 3 años y de un gaztetxe.

Aierbe augura otra vez "una fase complicada" tras las elecciones, y mantiene en el aire si en esta ocasión ocuparán o no todos los escaños del pleno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de mayo de 2007