Ciclismo

La testosterona que sortea los controles acusa a Floyd Landis

La baza del sentido común jugada por Floyd Landis durante los 10 meses en los que ha estado luchando por demostrar su inocencia se basa en dos pilares, en dos preguntas retóricas: ¿cómo voy a ser tan tonto de usar testosterona en una etapa del Tour sabiendo que al final voy a pasar un control y me van a pescar? y ¿por qué narices voy a usar testosterona, un anabolizante que no ayuda nada al rendimiento de un ciclista en una gran vuelta?

Ambas columnas cayeron estrepitosamente ayer en la sala de California en la que se celebra la vista de Landis ante los árbitros que deben decidir sobre su positivo en el Tour con la declaración de un veterano corredor de tercera fila que primero admitió que se había dopado durante toda su carrera -lo que le concedía el valor de ser un experto en los usos del pelotón- y, segundo, exhibió un tubo que contenía una pomada de testosterona. "Esto me lo aplicaba en el pecho después de las etapas de montaña y al día siguiente podía soportar las mismas cargas de trabajo, y no daba positivo casi nunca porque la dosis es muy baja", explicó Joe Papp, norteamericano de 31 años, cuyo mayor éxito consiste en algunas etapas de la Vuelta a Cuba, que ha corrido hasta 2006 en el equipo italiano Partizan-Whistle, de Simone Biasci, y que ha sido suspendido por dos años tras un positivo por testosterona en la Vuelta a Turquía.

Más información
"No soy un tramposo"

Papp, quien la víspera había aceptado la sanción de dos años impuesta por la USADA, la agencia norteamericana que busca similar castigo para Landis, afirmó que se había decidido a hablar en la vista de Landis, a petición de la USADA, sencillamente porque le había molestado mucho oír a Landis decir que la testosterona no valía para nada en un Tour. "De aquí no saco nada. Tengo más que perder por hablar", añadió.

La vista continuó el viernes por la noche con el testimonio de dos especialistas en análisis, uno por parte de la acusación y otro por parte de la defensa, que mantuvieron opiniones enfrentadas respecto a la validez de los análisis que acusan a Landis. Para ayer estaba previsto otro punto fuerte, la declaración del propio Landis.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS