_
_
_
_
Elecciones 27M

Mª DOLORES GARCÍA: "Me dieron una indemnización, pero la ilusión no puede pagarse"

María Dolores tenía una tienda de ropa en la calle de Calafell. Cuando se derrumbó el Carmel tuvo que cerrarla. Explica: "Al principio me aseguraron que en dos o tres días podría volver al trabajo. Ya no volví".

"Cuando se derrumbó el Carmel hacía cinco meses que tenía la tienda. Mi marido había muerto dos años antes y estaba empezando a rehacer mi vida. Me había forjado un trabajo que perdí de la noche a la mañana", recuerda. "Me dieron una indemnización, pero la ilusión no puede pagarse con dinero", añade.

"No creo en los políticos. Se pasaron la pelota de unos a otros y había algunos que parecía que estaban de fiesta. Abrazaban a la gente para hacerse la foto y prometían mucho. La situación que vivimos tendría que haberse enfocado de otra manera. Tendrían que haber ayudado más a la gente", concluye María Dolores.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_