Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Eurovisión une a los Balcanes

Marija Serifovic, representante de Serbia, gana la 52ª edición del eurofestival. El cuarteto español D'Nash queda vigésimo

Lo que la política separa, Eurovisión lo une. Los países de la antigua Yugoslavia hicieron ayer un frente común para coronar a Marija Serifovic, representante de Serbia, como ganadora de la 52ª edición del festival de Eurovisión, celebrada en el Helsinki Arena de Finlandia. Ésta era la primera vez que Serbia concursaba de manera independiente, ya que hasta ahora había ido de la mano de Montenegro.

Montenegro, Eslovenia, Macedonia y Croacia adjudicaron la máxima puntuación a Serbia

El cuarteto español recibió 43 puntos, 12 de los cuales fueron otorgados por Albania

Con un total de 268 votos, Serbia aglutinó los de las pequeñas repúblicas vecinas. Montenegro, Croacia, Eslovenia y Macedonia adjudicaron los codiciados 12 puntos a los ritmos templados de la canción Molitva. El grupo D'Nash, que representaba a TVE con el tema I love you mi vida, quedó en vigésimo lugar, lo que supone para la televisión pública española adelantar un puesto respecto al resultado obtenido el año pasado con Las Ketchup.

Serifovic, de 22 años, se impuso con autoridad en un certamen en el que parece contar más la geopolítica que la música. Los tres grandes bloques de países (ex soviéticos, balcánicos y escandinavos) marcan el pulso de un festival que da cobijo a 52 países, aunque sólo 24 disputan la final. José María Íñigo, que intervino en el especial de TVE-1 moderado por Carolina Ferre, aventuró que votaciones como la de ayer- "es un chanchulleo y un manejo"- acabarán con el festival. Ucrania y Rusia completaron el podio.

Antes de comenzar el desfile de las 24 canciones en competición, Beatriz Pécker ya anunció que habría "algunas locuras" como la del diabólico Lordi, vencedor el año pasado. Como si saliera del mismísimo infierno, el grupo de rock duro finlandés saltó al escenario para inaugurar un festival cargado de efectos especiales. Al alucinante espectáculo de Lordi siguió una cálida balada de la representante de Bosnia-Herzegobina. Era el prólogo a la actuación española. El grupo D'Nash, que actuaba en segunda posición, recuperó el ritmo con la pegadiza I love you mi vida. El cuarteto -Mikel, Basty, Javi y Ony- salió al escenario vestido de Energie y Adidas, y franqueado por Rebeca y Noemí, también de blanco, al mando de unos gigantesco timbales.

D'Nash, que interpretó el estribillo de la canción en el lenguaje de los signos, se movió con soltura por el colorido escenario, donde predominaban los tonos rojos y azules. Desplegaron su ensayada coreografía mientras gigantescas pantallas semicirculares exhibían un enorme corazón que ilustraba el título de la canción. Fogonazos pirotécnicos animaban I love you mi vida.

El testigo de extravagancia que el año pasado lucieron los infernales Lordi lo recogió Verka Serdyuchka, esperpéntica drag queen que lució una estética militar-futurista. Con atuendo color plata y a bordo de enormes plataformas, apenas podía mantener el equilibrio mientras pisoteaba el escenario con una colosal estrella de cinco puntas sobre la cabeza. Los suecos de The Art apostaron igualmente por los tonos de color plata, aunque en esta ocasión el líder del grupo lucía sobre el torso desnudo un espectacular collar y un estrambótico cuello de plumas. Estrafalaria fue también la puesta en escena del cuarteto del Reino Unido Shooch, que vestidos a la manera de una tripulación aérea desplegaron una coreografía apoyada en los carritos de avituallamiento de los aviones.

La votación, más ágil que en otras ocasiones, tuvo las sorpresas justas. En el especial emitido por TVE antes del comienzo del festival, Íñigo había alertado sobre las perversiones del sistema. Auguró que la gran cantidad de rumanos residentes en España decantaría el escrutinio. Y así fue, los 12 puntos fueron para Locomondo, sexteto rumano que demostró un extraordinario don de lengua al interpretar su tema en varios idiomas. Bulgaria se ganó diez puntos españoles y Armenia, ocho. España quedó sólo por delante de Lituania, Francia, Reino Unido e Irlanda.

La televisión nacional de Finlandia (YLE) ejerció de anfitriona en esta edición gracias a la victoria obtenida el año pasado en Atenas. Helsinki ha vivido el eurofestival como una auténtica fiesta, que ayer se vio incrementada por una agónica victoria de la selección de Finlandia de hockey sobre hielo ante la todopoderosa Rusia en los campeonatos de Moscú. La televisión pública finlandesa ha dedicado un presupuesto de 12,5 millones de euros a vestir el certamen, en el que ha brillado la espectacular iluminación. Un total de 21 cámaras seguían al detalle los pormenores en el Helsinki Arena, donde las dos paredes laterales del escenario, formadas por cristal líquido, plasmaban los elementos gráficos diseñados por las televisiones participantes. Influenciados por la parafernalia que envolvió a Lordi el año pasado, no faltaron los efectos pirotécnicos.

"El escenario es más pequeño de lo que nos imaginábamos, pero es bastante acogedor", comentaba Ony tras el ensayo general, al tiempo que elogiaba los efectos de iluminación y grafismo: "Son de primer orden". Su compañero Mikel destacaba el despliegue tecnológico montado por la televisión local. "Es impresionante, incluye lo más novedoso del sector. Los organizadores han hecho un gran esfuerzo. Incluso se comenta que esta puesta en escena será adaptada por Tom Jones en su próxima gira mundial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 2007