Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:La votante escéntrica | Elecciones 27M

Psicofonías

Diría que bajé a tomar el pulso a la calle preelectoral pero la verdad es que bajé de cañas y olvidé el debate de los candidatos a la Comunidad. Lo mismo que los que abarrotaban Chueca, sólo que yo lo confieso por si viene un puñetero con que no soy tan escéptica. Me enteré de que se produjeron, cada vez que intervenía Simancas, ruidos raros (¿psicofonías?), objetos caídos y fallos de reloj que atribuyo al buen hacer de Aramís, quien sabemos le anda buscando su estación perdida.

Esperanza llevó los mismos tacones que a Las Ventas. Mi repugnancia ideológica pasó a desprecio estético: yo, que sólo concibo el tacón en interiores, creo que al ruedo de la tortura nacional tenía que llevar manoletinas, aunque no estilicen la pantorrilla. Sí es coherente, ideológica y estéticamente, la pulserita de rojigualda que calzó en Telemadrid (a cuyo director, Manuel Soriano, imputado por acoso sexual, ha concedido el Premio de Igualdad). Y su programa, sesentero como los zapatos: desgravaciones a familias numerosas, club de campo en Aranjuez, un par de presas. Y 1.400 kilómetros de carril-bici.

Bici y campaña son una: todo candidato la monta aunque aquí no la use ni san Isidro. Esperanza, imagino, iría de lao en la barra conducida por Aznar a tomar el aperitivo con la bota de vino en bandolera. Porque seguro que para los obispos el sillín es lascivo, abortivo y anticonceptivo. Pero Gallardón, cuya religión le permite "casi todo", presenta el Plan de Movilidad Ciclista. Los planes de los candidatos nos dan un goce críptico: el de Sabios de Sebastián, el de Estrategia Territorial de Sabanés, la Plataforma Logística de Esperanza. Pobre Julio Novillo. Ah, en el debate anterior, el mejor, Ángel Pérez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 2007