Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE MI SILLÍN | Ciclismo Comienza la primera de las grandes vueltas

'Il Garibaldi'

Empiezo a escribir esto y siento ya una antigua sensación, esto ya lo he escrito. Hoy comienza el Giro. Puedo considerar que es mi debú en la Corsa Rossa porque han pasado tantos años desde mi anterior participación (1998) que todo parece nuevo.

La sensación nace del desánimo, de la desgana, de la apatía. Una vez más comienza una carrera ciclista en mitad de la marejada. La tormenta nos persigue. Ocurre como con los huracanes, a los que se les ponen diferentes nombres, pero parecen siempre los mismos. Ahora nuestro problema es el caso Basso-Scarponi, o Birillo-Zapatero, que no es otra cosa que la Operación Puerto (OP), que, a su vez, no es otra cosa que el problema de siempre, el doping. Y uno, al final, se cansa.

Yo estoy cansado de hablar, de leer, de oír hablar, de rumores, de que si éste está, éste otro no y éste debería estar en las listas de la OP. Después de ver que ni en la Justicia podemos confiar, ahora siento que vamos en un coche sin frenos, pero que a nadie le interesa parar.

Seguimos adelante, que aquí no pasa nada, parece ser el lema. Ahora el Giro nos hace partícipes de un homenaje a Giuseppe Garibaldi, del que -el 4 de julio- se cumplen 200 años de su nacimiento. Le honraremos estas tres semanas, aunque muchos no sepan quién era. El héroe del que es difícil distinguir dónde termina la realidad y dónde comienza el mito, dice el libro de ruta. El héroe que representa como nadie lo invencible y lo incorruptible, y el portador de la justicia, continúa. Pues vale. Como parte del homenaje, hoy tocaba una presentación con los equipos desfilando por la pista del portaaviones Garibaldi. Estilo recio y militar, decían. Más bien rancio, diría yo. Y como queriendo dar miedo: sean ustedes niños buenos y no den problemas (como el primero y el segundo del año pasado, involucrados en la OP), que tenemos hasta al ejército de nuestra parte. Se enteren ustedes, por si acaso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 2007