_
_
_
_
_

El Banco de España confirma que la inversión en vivienda se modera en el primer trimestre

La fortaleza de la demanda interna mantiene el crecimiento del PIB en el 4% hasta marzo

Alejandro Bolaños

La economía española sigue a un ritmo de crecimiento elevado. El último boletín del Banco de España, publicado ayer, estima que el PIB volvió a crecer un 4% entre enero y marzo, la misma tasa que registró en el último trimestre de 2006. Los indicadores compilados por el organismo supervisor también reflejan que en los primeros meses del año continuó la reducción, gradual y moderada, del peso de la inversión de la vivienda en ese crecimiento. El consumo privado y, sobre todo, el dinamismo de la inversión en equipo fueron decisivos para mantener la fortaleza de la demanda interna.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ya adelantó en su última comparecencia ante el Congreso, en abril, que el último trimestre de 2006 y el primero de 2007 se parecían como dos gotas de agua en sus cifras globales. Es decir, que la economía cambia poco a poco las bases de su crecimiento sin frenar la marcha.

El cambió básico se centra en la demanda interna, motor de la expansión de los últimos años. El boletín económico del Banco de España considera que, como ocurrió en la segunda mitad de 2006, "la inversión en construcción se ha moderado ligeramente". Una desaceleración que se refleja sobre todo en la vivienda, porque la obra civil sigue a buen ritmo.

A juicio de los expertos del Banco de España, algunos indicadores como la producción de materiales para la construcción o el consumo de cemento refuerzan la tendencia del cuarto trimestre de 2006, cuando la inversión en vivienda aumentó sólo un 5%, menos que en periodos precedentes. Y todo apunta a que la desaceleración se intensificará: el número de visados para construcción de viviendas en enero y febrero se redujo un 4% respecto a los mismos meses del año pasado. Y el indicador de confianza de las empresas constructoras se moderó por un descenso de la demanda esperada, reflejada ya en los precios (crecen por debajo del 10% en los últimos tres trimestres).

Pese a la menor aportación de la inversión residencial, la formación bruta de capital se mantendrá en tasas de expansión por encima del 6% gracias a la inversión en bienes de equipo "que mantiene un notable ritmo de crecimiento". Una evolución que se nota sobre todo en el "vigor la industria". El consumo privado y el sector exterior se comportaron de forma similar a como lo hicieron a finales de 2006.

Sobre el endurecimiento de las condiciones financieras por la subida de los tipos de interés, el Banco de España señala que ya se deja sentir en un menor crecimiento de la deuda de las familias, aunque aún sigue en cifras elevadas (el crédito para vivienda aumentó un 19% en febrero). El organismo supervisor cree que, pese a que el endeudamiento de los hogares está en el 125% de su renta disponible, su posición financiera es "sólida" por el aumento de su riqueza neta.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_