Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un abrazo para la eternidad

8.000 personas forman dos cadenas alrededor de la Alhambra para que sea declarada nueva maravilla del mundo

La Alhambra recibió ayer elabrazo de 8.000 personas como muestra de aliento en su carrera para convertirse en una de las siete nuevas maravillas del mundo, cuya elección promueve la fundación New 7 Wonders, con sede en Suiza. Pocas veces a lo largo de su historia el monumento se ha visto rodeado de semejante marea humana, descontando los asedios y batallas de los que ha sido testigo.

A las 11.00, miles de personas se agolpaban en torno a Plaza Nueva, donde los bomberos de Granada, promotores del abrazo, habían instalado su centro de operaciones. Los participantes, que se habían inscrito los días anteriores, recibían una bolsa con diferentes obsequios, además de una camiseta blanca con la Alhambra en el pecho y un plano en el que se indicaba la posición que debía ocupar cada participante.

El objetivo consistía en formar una cadena humana alrededor del monumento. Para ello eran necesarias 2.500 personas, ya que se calculó que cada una de ellas ocuparía un metro con los brazos extendidos en un perímetro total de dos kilómetros y medio. A las 11.30 el objetivo estaba cumplido sólo con la mitad de las personas inscritas. Ante el éxito de la convocatoria, los organizadores procedieron a realizar un segundo anillo, al que se sumaron miles de personas sin inscribir, por lo que incluso se superaron con creces los cinco kilómetros que suponían las dos vueltas.

Justo a mediodía, cuando todo el mundo se encontraba preparado en su zona, cientos de globos fueron lanzados desde la Torre de la Vela. La segunda señal, para aquellos que no tuvieran a la vista la torre principal del monumento, consistió en un chupinazo que no pudo pasar desapercibido para nadie.

Concluido el acto, una gran parte de los participantes se dirigieron a Plaza Nueva, donde dio comienzo una fiesta improvisada con la participación de las tunas de Granada, que entonaron la famosa canción de Agustín Lara, convertida en himno de la ciudad.

En opinión del alcalde de Granada, José Torres Hurtado, del que partió el abrazo, esta iniciativa "supone una muestra de afecto y de apoyo a la Alhambra y a Granada que ha partido de todo el país". Respecto a la posible elección del monumento como una de las siete nuevas maravillas del mundo, dijo que "la Alhambra ya es una maravilla, aunque no reciba un título oficial", a lo que añadió que su carrera hacia la elección es una iniciativa "no de los granadinos, sino de todos los españoles". En el mismo sentido se manifestó María del Mar Villafranca, directora del Patronato de la Alhambra, que quiso quitar hierro al hecho de que se produzca o no la elección con un "lo importante es participar".

Españoles, europeos e hispanoamericanos acompañaron a los granadinos, llegados en autobuses desde toda la provincia gracias a la colaboración de más de 40 municipios. Pero si alguien se mostraba ayer optimista, esperanzado y feliz, ese era Owen García, el bombero granadino del que partió la idea y principal responsable de la organización. García llegó a afirmar que había habido tres días felices en su vida, el de su boda, el del nacimiento de su hija y ayer, en el que "un esfuerzo enorme ha tenido la recompensa de ver a la ciudad unida con un mismo propósito". No le faltaba razón. A pocas semanas de la cita electoral, todas las instituciones y los representantes políticos se abrazaron alrededor de la Alhambra, lo cual supone un hito en la historia de la ciudad que debe ser agradecido a García.

A lo largo del día de ayer, la Alhambra se encontraba en el grupo intermedio de los 21 monumentos preseleccionados. Es decir, en una posición indeterminada entre la octava y la décimocuarta maravilla del mundo. En cabeza continúan el Coliseo romano, la Gran Muralla china, Las Pirámides de Guiza, la ciudad jordana de Petra, el Taj Mahal, Machu Picchu y el famoso templo maya de Chichén Itzá.

Al esfuerzo realizado ayer se sumó un contratiempo, la web en la que es posible votar (www.new7wonders.com) se encontraba realizando tareas de mantenimiento, lo que escamó a más de uno por la importancia de la fecha para las opciones del monumento español. Pese a esto, la Alhambra tiene hasta el 7 de julio para escalar hasta las posiciones de cabeza. De conseguirlo, será coronada en Lisboa, la ciudad elegida para conocer el resultado final.

No le habrán faltado al monumento apoyos ilustres. El pasado viernes, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, votaba por el monumento desde Granada a través del número telefónico dispuesto para hacerlo, el 905411568. Por la tarde, el tenor Plácido Domingo, que ayer ofreció un concierto en la ciudad, hizo lo propio desde el Palacio de los Córdova, con una vista inmejorable del complejo nazarí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de abril de 2007