Zapatero anima a los candidatos socialistas a desterrar la cultura machista

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recordó ayer a los candidatos socialistas que su objetivo primordial con vistas a los comicios del 27-M debe ser "servir al pueblo" frente a "los que quieren servirse de la gente", y les animó a desterrar la "cultura machista de discriminación y dominación de la mujer en el ámbito laboral". En un mitin celebrado en Jaén para apoyar a la candidata socialista, Carmen Peñalver, Zapatero aprovechó para resaltar los logros económicos y sociales de los 1.000 primeros días de su Gobierno, no hizo referencia alguna al terrorismo y su única alusión al PP fue para indicar que los ciudadanos saben que "faltó a la verdad", en referencia al 11-M.

Zapatero inició su intervención con un discurso con marcado acento feminista. "Allá donde hay mujeres gobernando, las cosas funcionan mejor", dijo el líder socialista. Tras destacar los avances de la Ley de Igualdad, aseveró que el próximo reto es conseguir en el periodo de ocho años que al menos el 40% de los miembros de los consejos de administración de las empresas sean mujeres. Zapatero encontró respuesta cuando se preguntó por qué ahora ese porcentaje apenas supera el 2%. "Porque encontramos una cultura machista de discriminación y dominación de la mujer en el ámbito laboral".

En contraposición con la última Encuesta de Población Activa (EPA), que ha constatado un repunte del paro y un menor crecimiento económico durante el primer trimestre del año, Zapatero quiso resaltar los logros económicos y sociales de sus mil primeros días en el Gobierno. Así, subrayó que se han creado dos millones de empleos (a un ritmo de 2.000 diarios), un millón de contratos precarios se han convertido en indefinidos, y se han incrementado en un 25% casi tres millones de pensiones, una subida que se mantendrá, recalcó Zapatero, porque España "es el país con más superávit de la Seguridad Social".

El presidente acudió a continuación a Granada para votar por la Alhambra como nueva maravilla del mundo, antes de defender el urbanismo "al servicio de los ciudadanos y no de los especuladores". Zapatero hizo hincapié en "la desaceleración del precio de la vivienda" y en la apuesta de su Gobierno por la vivienda protegida. "Con la nueva Ley del Suelo garantizaremos una reserva del 30% en cada planeamiento urbanístico para vivienda protegida con ayudas", recordó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS