Un conductor ebrio mata a una mujer en Palma

El conductor de un camión con dos contenedores articulados, que dio positivo en las pruebas de alcoholemia y confesó a la Policía Local de Palma haber consumido cocaína, causó ayer la muerte por aplastamiento a una mujer de 38 años, de nacionalidad búlgara, y heridas muy graves a su acompañante, de 30 años, a quien se le amputó una pierna. Ambas víctimas -que trabajaban para una compañía aérea belga- fueron arrolladas por el vehículo, a las ocho de la mañana, cuando esperaban para cruzar en un paso de peatones del Paseo Marítimo.

Andrés C. F., de 36 años, chófer profesional de la empresa de autobuses públicos de Palma EMT, quedó detenido y hoy pasará a disposición judicial. Se le acusa de homicidio imprudente. A deshoras ejercía pluriempleo de conductor de una cabeza tractora para una subcontrata de arrastres que desde el muelle ubica los contenedores llegados en barco. La causa del accidente fue el exceso de velocidad, que provocó el vuelco del segundo contenedor en una curva cerrada de un bucle de acceso al paseo que da a la autovía. El detenido conducía con una tasa de 0,44 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, cuando el máximo permitido para los conductores de transportes es de 0,15. El accidente colapsó gran parte de la ciudad durante más de dos horas, con atascos de hasta ocho kilómetros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de abril de 2007.

Lo más visto en...

Top 50