Cárcel para un médico que contagió la tuberculosis a nueve policías

Un médico que contagió la tuberculosis a nueve policías locales de Esparreguera (Baix Llobregat), a los que inyectó una vacuna con una dosis 20 veces superior a la recomendada en 2003, admitió ayer su responsabilidad en los hechos y aceptó un año de cárcel, lo que no supondrá su ingresó en prisión, y otro de inhabilitación, así como indemnizar con unos 30.000 euros a cada agente.

El juicio contra Luis A. F. estaba previsto para ayer en el Juzgado Penal número 9 de Barcelona, aunque la vista no llegó a celebrarse, ya que la defensa del facultativo llegó a un acuerdo con la fiscalía y con los nueve agentes afectados, que ejercían la acusación particular y que aún sufren las consecuencias del contagio. La condena aceptada por el doctor supuso una rebaja considerable respecto a la petición inicial de la fiscalía, que en un principio solicitaba una pena de 13,5 años de cárcel para él.

Después de que el médico aceptara su responsabilidad, la acusación pública pidió que se condenara a Luis A. F. a cuatro meses de cárcel por cada uno de los nueve delitos de lesiones imprudentes que se le imputaban, lo que suma un total de tres años, pero la ley prevé una reducción en casos como éste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de abril de 2007.