Reportaje:

El escándalo se oculta bajo la toga

Los bufetes de Marbella gestionan miles de sociedades de clientes extranjeros al estilo de algunos paraísos fiscales

"En Málaga siempre hemos distinguido entre abogados de toga y abogados de costa", dice un catedrático de Derecho. La distinción tiene un sentido: aproximadamente un 40% de los cerca de 5.000 abogados colegiados en Málaga desarrollan su actividad en localidades de la Costa del Sol. La cuestión es que buena parte de esa actividad está centrada en el asesoramiento mercantil y fiscal de empresas de ciudadanos no residentes. No ha sido casualidad que dos operaciones policiales contra el blanqueo de dinero (Ballena Blanca e Hidalgo) hayan puesto el foco de atención en dos bufetes de abogados de Marbella (Del Valle Asociados y Cruz Conde), ni que, sumado a la operación Malaya, se haya producido la detención de 30 abogados. La conclusión es muy clara para los expertos: Marbella actuaba en el mapa europeo como un paraíso fiscal encubierto.

Fernando del Valle, Rafael Cruz-Conde y sus colaboradores eran profesionales casi desconocidos en los juzgados de la provincia. Su mercado estaba en otro sitio. La expansión urbanística había convertido a Marbella en un centro atractivo para la inversión de capital extranjero, sobre todo tras la llegada de Jesús Gil. Esta actividad atrajo a muchos profesionales. Se fundaron los primeros bufetes. Marbella prosperaba como un centro de negocios.

Algunos datos estadísticos daban fe de ello: a lo largo de los últimos años, Marbella era la ciudad andaluza donde más sociedades mercantiles se creaban. En el año 2003, por ejemplo, Marbella (con 2.209 sociedades) superaba a Sevilla (1.936) y Málaga (2.112), capitales que multiplicaban por más de cinco su población. Esa situación se mantuvo durante algún tiempo, aunque a partir de 2005 (fecha de la operación Ballena Blanca), Marbella pasó a ocupar el tercer puesto por detrás de Sevilla y Málaga. En 2006, llegó a perder la posición a favor de Córdoba, para recuperarlo en los primeros meses de 2007. En cualquier caso, Marbella era un caso sobresaliente. Otro dato podía dar lugar a la reflexión: más de la mitad de las más de 100.000 empresas domiciliadas en la provincia de Málaga carecían de un trabajador en nómina. El epicentro de tanta actividad estaba en los bufetes.

"Cualquiera que trabajara con profesionales de Marbella se daba cuenta de que los abogados de esa plaza terminaban apoderando a miles de sociedades", cuenta un experto de un bufete madrileño. "Esos abogados tomaban decisiones sobre compras, ventas, movimientos de capital y aperturas de cuentas corrientes. Claro está que habría que preguntarles también a los bancos. Detrás de tanta actividad había poca transparencia a la hora de saber la identidad real de quien estaba detrás de cada sociedad y de cada cuenta corriente". Actualmente, la policía espera la respuesta de 30 sucursales bancarias sobre los movimientos efectuados en miles de cuentas corrientes que acaban de ser bloqueadas con motivo de la Operación Hidalgo.

"Debemos ser cautelosos", sostiene Manuel Camas, decano del Colegio de Abogados de Málaga. "Es cierto que la Costa del Sol se ha convertido en un centro de negocios, que muchos extranjeros acuden a invertir como una actividad lícita y deseada por todos y que lo que investiga la policía puede tratarse de un fenómeno tangencial. Porque la delincuencia no admite que lo es e intenta engañar a su propio abogado. No es fácil establecer la línea de la sospecha. El que llega al despacho acude con corbata y no es fácil rechazar clientes en un mercado muy competitivo. Nos faltan criterios de valoración. ¿de quién se sospecha? ¿con qué criterio se sospecha?".

Marbella disfruta de unas condiciones muy atractivas. Está cerca de un aeropuerto, es un centro turístico internacional y se encuentra a media hora de un paraíso fiscal, Gibraltar. Sin embargo, la expansión del negocio en Marbella dejó a Gibraltar en un segundo plano. Las operaciones policiales han demostrado cómo los bufetes marbellíes ampliaron sus redes a lugares tan alejados como Delaware (Estados Unidos) o las Antillas Holandesas. Según los expertos, Marbella había alcanzado su propio estatus y ya no dependía de Gibraltar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Cerca de 800 abogados están censados en el colegio de Marbella. "Con que sólo una parte se dediquen a la actividad mercantil, ya estamos hablando de un colectivo muy alto", dice un experto. Han proliferado nuevos despachos en otras localidades de la Costa del Sol (Torremolinos, Fuengirola y Estepona fundamentalmente). Todos ellos son sedes sociales de miles de empresas constituidas en notarías de la costa. Este es otro dato a tener en cuenta: Marbella disponía de diez notarios en activo, cuatro de los cuales han sido imputados por la justicia en operaciones antiblanqueo.

Abogados de toga y abogados de costa. La distinción se mantiene. También habría que preguntarse qué sucede con notarías y sucursales bancarias. Todas las alarmas han vuelto a fallar en Marbella.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS