Naranjo: "Ganaderos y empresarios deben mojarse y apostar por la calidad del toro"

La consejera de Gobernación hace un balance positivo del primer año del Reglamento

Este mes se cumple el primer aniversario de la entrada en vigor del Reglamento Taurino de Andalucía y la consejera de Gobernación, Evangelina Naranjo, hace un balance positivo, al tiempo que solicita a los ganaderos y empresarios "que se mojen más en la fiesta taurina y apuesten por una mayor calidad del toro bravo". "A fin de cuentas, ellos se deben al público, que es quien mantiene el espectáculo, y son los responsables de su producto; por eso, reitero que los criadores y los que dirigen las empresas deben ser más valientes y afrontar sin miedo alguno la mejora del toro".

La consejera comparece esta mañana ante la Comisión de Coordinación del Parlamento de Andalucía, a instancias del Grupo Socialista, para analizar el primer año de implantación de la nueva norma taurina. En conversación con este periódico señala que la aportación más importante del Reglamento es que "ha reabierto y reavivado un debate muy interesante y oportuno, cual es el apoyo explícito de la Administración Pública a la fiesta de los toros". "Gracias a este Reglamento, a los dos años de trabajo que ha supuesto su elaboración, y al intercambio de ideas con todos los sectores implicados, la fiesta taurina se ha acercado al Gobierno autonómico, y creo que eso es fundamental".

Naranjo califica el texto normativo como "valiente, porque hemos sido capaces de cambiar aspectos que podían parecer inamovibles y controvertidos, como la suerte de varas, el indulto, las puyas, un mayor control de las empresas, los contratos y los profesionales, la desaparición del concepto de trapío, etcétera". "Ha quedado clara la apuesta de la Junta por el fomento de esta fiesta, que es una seña de identidad de Andalucía que vamos a seguir defendiendo", asegura.

Las principales novedades que introdujo el nuevo Reglamento se resumen en las siguientes: menor peso de los caballos de picar y del peto, menor dimensión de la puya, cambio de tercio a criterio del matador, señalamiento de las reses en el campo, ampliación del indulto a las plazas de tercera categoría, aunque sólo en corridas y novilladas con picadores, y la posibilidad de que los aficionados puedan presidir festejos.

La consejera reconoce que no han cambiado aspectos sustanciales, pero dice estar convencida de que la fiesta taurina se ha adaptado a los nuevos tiempos. "Sólo soy una humilde aficionada y no una experta en materia taurina, por eso, me parece una temeridad por mi parte afirmar que la fiesta en Andalucía es hoy más pura que hace un año. Creo, no obstante, que la pureza no depende de un Reglamento, sino de unos buenos toros, unos toreros valientes y artistas y de otras variables que hacen que una tarde de toros se convierta en un recuerdo imborrable".

La responsable del Gobierno andaluz hace hincapié en algunos logros "palpables", entre otros, los siguientes:

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

- Los festejos taurinos se incrementaron un 9% respecto a 2005, hasta un total de 1.230 espectáculos.

- El número de espectadores se ha acercado a las tres millones de personas. Los toros son el segundo espectáculo, después del fútbol, más seguido en la Comunidad Autónoma.

- Ha descendido un 50% la devolución de reses en los reconocimientos gracias al señalamiento de los toros en el campo.

- El toro se ha caído menos que en años anteriores, aunque aún es pronto para saber si es el efecto directo del menor peso del caballo de picar y de la menor dimensión de la puya.

- Sólo ha habido un indulto más que en años precedentes.

Por último, sobre la contradicción existente entre el apoyo de la Junta y las declaraciones de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que se declara partidaria de que el toro no muera en la plaza, Evangelina Naranjo afirma: "Toda opinión es respetable y las de la ministra, además, no la compartimos. La fiesta de los toros en Andalucía es algo más que el espectáculo: es empleo, turismo, arte, protección medioambiental (gracias a ella existen el toro y espléndidas dehesas muy bien conservadas), artesanía, diseño, moda...".

- ¿Cree que hay fiesta de toros para rato o, antes o después, la prohibirá un gobierno socialista?

- ¿Prohibirla? Eso es imposible. Al menos, yo no lo veré. Hay fiesta para rato, porque las escuelas taurinas están llenas de jóvenes que quieren ser figuras; en los coloquios que se organizan acuden muchos jóvenes, y en la última encuesta que hemos hecho sobre la aceptación de los toros, el 40 por ciento de los que están a favor son jóvenes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS