Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un primo del presidente de Melilla pidió 500 impresos para votar por correo

El juzgado tramita cuatro denuncias por el caso, una de ellas de la Junta Electoral

José Imbroda, primo del presidente del Gobierno de Melilla, tesorero del PP regional y vicepresidente de la autoridad portuaria de esta ciudad, acudió el pasado día 12 a la oficina de Correos e intentó hacerse con 500 impresos para solicitar el voto por correo, según informó ayer la cadena SER. Ha sido uno más de los diversos incidentes habidos con este sistema en la ciudad autónoma. Aparte de ese hecho, la Junta Electoral ha presentado una denuncia en el juzgado de guardia después de que un ciudadano no identificado intentara hacerse con una veintena de impresos en Correos.

José Imbroda asegura que lo único que pretende el PP es "que haya más votos"

El pasado día 12, casi a la par que estallaba el escándalo por el voto por correo en Melilla, José Imbroda acudió a la sede de Correos con la pretensión de que le fueran entregados 500 ejemplares del formulario para ejercer el voto. No lo consiguió porque los responsables de Correos alegaron que debía dirigirse a la Delegación del Gobierno en Melilla, ya que no está contemplado facilitar un número tan alto a una sola persona. El propio José Imbroda confirmó ayer este hecho a la SER, a la vez que agregó que en el PP en Melilla no sólo están acostumbrados a repartir estos impresos, sino que en ocasiones, además, los rellenan y después se los pasan a la firma a los interesados.

Poco después, ante una llamada de EL PAÍS, Imbroda se negó a dar más explicaciones y se limitó a decir: "La mitad de los del grupo PRISA [al que pertenece este periódico] no tienen vergüenza, y la otra mitad...". Acto seguido cortó la comunicación.

Tras resaltar que los documentos que el PP pretendía repartir no tienen ninguna validez sin el DNI que el votante ha de presentar a la hora de entregarlos en Correos, Imbroda aseguró que lo único que pretende su partido es "colaborar a que haya más votos" en las próximas elecciones autonómicas del 27 de mayo.

El pasado sábado se produjo otro incidente. Ese día acudió a Correos una veintena de personas acompañadas por la viceconsejera de Festejos, Carmina Sanmartín Gasulla, y el viceconsejero de Fomento y responsable de la campaña del PP, Juan Antonio Iglesias, con la intención de recabar un número indeterminado de impresos para ejercer el voto postal, según Dionisio Martín, secretario general del PSOE en Melilla. El funcionario de turno rehusó facilitárselos argumentado que sólo daría un ejemplar por persona. La viceconsejera San Martín, que es funcionaria de Correos, y el resto de sus acompañantes expresaron su disgusto, lo que dio pie a un tenso incidente en cuyo decurso hubo un funcionario que sufrió un infarto y necesitó asistencia médica, según Muñoz.

A la vez, el mismo sábado se produjo otro incidente cuando una persona no identificada intentó colar en Correos un papel no oficial para ejercer el voto. Pero no pudo hacerlo al ser detectado el supuesto engaño por el funcionario, según fuentes socialistas.

El asunto ha entrado en vía judicial desde el momento en que el director de Correos dio cuenta ante la Junta Electoral de Melilla de que una persona, cuya identidad se desconoce, pretendió que le fuera facilitada una veintena de impresos para votar. La Junta Electoral puso el caso en conocimiento del juzgado de guardia (el de Instrucción número 4), que se ha inhibido a favor del Juzgado de Instrucción número 3 que ya entendía del caso, dado que tramita las diligencias relativas a la imprenta a la que el PP encargó la confección de 1.000 formularios "calcados" a los oficiales.

En un territorio tan disputado electoralmente como Melilla, hacerse con 1.000 votos puede entrañar obtener entre dos y tres de los 25 escaños autonómicos en liza, lo que explica la encarnizada batalla desatada entre los diversos partidos que concurren a los comicios. Además, fuentes socialistas calculan que actualmente hay unas 15.000 personas que no residen en esta ciudad, pero que siguen empadronadas -y ejercen su derecho al voto- entre otras cosas porque eso reporta importantes beneficios fiscales que pueden llegar a una reducción del 50% en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

El PP mantiene que su única intención es facilitar el voto por correo de los ciudadanos. Sin embargo, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, anunció ayer que ha ordenado al ministerio público investigar el presunto caso de falsificación de impresos de solicitud de votos por correo en Melilla para que la fiscalía se persone en el proceso judicial que aún está bajo secreto de sumario. Poco antes, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, consideró "evidente" que ha existido una irregularidad con los impresos de solicitud de voto por correo y se mostró "perplejo" por la "huida hacia delante" que ha protagonizado el PP con su "denuncia al denunciante".

El juzgado tramita ya cuatro denuncias por este asunto, entre ellas una interpuesta por la Asociación Pro Derechos Humanos de Melilla, pero por ahora se desconoce la marcha de las actuaciones. No obstante, fuentes del PSOE melillense barajan la posibilidad de que la juez levante hoy mismo el secreto de las actuaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de abril de 2007