_
_
_
_
_
Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Michael Dibdin, maestro de la novela negra

Sus grandes libros retrataban las peculiaridades de Italia

Michael Dibdin, escritor británico de 60 años, falleció en Seattle (Estados Unidos) el pasado viernes 30 de marzo, tras una breve enfermedad. Autor de grandes recursos, cultivó diferentes variedades de la literatura del crimen, aunque se consagró con la serie de Aurelio Zen, un peculiar comisario de policía italiano.

La biografía de Michael Dibdin es la de un hombre itinerante. Nacido en Wolverhampton, el 21 de marzo de 1947, era hijo de un folclorista, que recorría el Reino Unido en busca de canciones añejas, aunque la familia terminó echando raíces en Irlanda del Norte. Dibdin heredó esta vocación viajera, pasando largas temporadas en Canadá e Italia, ganándose la vida a salto de mata.

A principios de los años ochenta, trabajando en Perugia como profesor de inglés, concibió el personaje del comisario Aurelio Zen, que debutó en 1988 con Nido de ratas, como personaje enigmático. Con el tiempo, Zen se transformaría en un policía trashumante, que se traslada de su Venecia natal a Roma, Cerdeña, Sicilia, Florencia o el Piamonte. Se trata de un comisario gris y analítico, que conserva la capacidad de asombrarse ante la habilidad de algunos italianos para la corrupción, la burocracia o la política venal. A veces, asiste a improbables duelos entre grandes mentes.

Los lectores también se quedaron fascinados por esos juegos intelectuales, sus complejos argumentos y los ingeniosos cambios de registro en cada ciudad. Sus libros conquistaron abundantes premios especializados y la serie de Aurelio Zen llegó al número 11, un volumen que se publicará en otoño, sin que se aclaren muchas de las peculiaridades íntimas del policía.

Dibdin aspiraba a ser un creador inclasificable y amplió su paleta con incursiones en otros subgéneros, como la secuela de La última aventura de Sherlock Holmes, donde el detective victoriano se enfrenta con el horror de Jack el Destripador. También parodió las historias de asesinatos en mansiones campestres y arremetió contra el relativismo moral imperante en la Inglaterra de Margaret Thatcher. Otros libros de Dibdin traducidos al español son Rey del hampa, Ajuste de cuentas, Muerte de diseño y Laguna muerta.

En verdad, Michael Dibdin era culo de mal asiento. Tras dos matrimonios fracasados, se casó con Kathrine Khristine Beck, una chispeante novelista estadounidense que ha creado ingeniosas detectives amateurs del sexo femenino. La pareja vivía en Seattle, en el Estado de Washington, donde Dibdin falleció inesperadamente el 30 de marzo, a los 60 años.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_