Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planella lleva a escena la "increíble" historia de Èric Bertran

Una tarde, merendando delante del ordenador, Èric Bertran, entonces un joven de 14 años de Lloret de Mar, se dio cuenta de que el cartón de leche que tenía delante no estaba etiquetado en catalán. Decidió enviar correos electrónicos a tres cadenas de supermercados exigiéndoles que incluyeran el catalán en sus etiquetas y, a raíz de ahí, empezó una historia que cambiaría su vida. Éste es el inicio del relato del protagonista de la obra de teatro Èric i l'exèrcit del Fènix, que se estrena el 20 de abril en el Teatro Borràs, inspirado en la historia real de este adolescente, al que encarna en el escenario Marcel Borràs.

Una noche de septiembre de 2004, 30 miembros de la Guardia Civil, venidos expresamente desde Madrid, irrumpieron en casa de Èric y su familia. Tras registrar el inmueble se llevaron al menor detenido, acusado de un delito de terrorismo. Una de las empresas que habían recibido el correo, enviado bajo el nombre de Orden del Fénix -plagiado de los libros de Harry Potter- y en los que se amenazaba a la firma con un envío masivo de correos electrónicos si no se cumplían las exigencias, lo denunció. "Desenvolvieron los pañuelos de la papelera de mi habitación uno a uno", recordaba Èric. Ayer, durante la presentación de la obra, contaba los hechos con humor. Pero su cara cambiaba y su tono se volvía más grave al recordar las consecuencias. El joven tuvo que acudir a terapia psicológica por el acoso escolar al que estuvo expuesto a raíz de la detención y por el que se cambió de centro educativo. Ahora, con la perspectiva que da el tiempo, esta historia en principio trágica se ha convertido en una comedia teatral. La obra es una adaptación del libro que el propio Èric escribió contando su experiencia y que lleva su mismo título (editado por Proa). El adolescente, que ahora tiene 17 años, se mostró contento porque "todo está hecho con la máxima realidad posible". Una realidad que "supera la ficción", según dijo el director, Pere Planella.

La obra, que ya se ha representado en Sant Cugat del Vallès y en Arenys d'Amunt, llega ahora a Barcelona. En estas dos localidades, según se explicó ayer, tuvo un gran éxito. "Es una obra muy diferente porque explica unos hechos que parecen inverosímiles, pero que pasaron hace apenas unos años", apuntó el autor del texto, Víctor Alexandre. Una historia que es, tal y como dice el subtítulo de la obra, "increíble pero cierta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de abril de 2007