Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias condiciona el éxito del 22@ a su especialización tecnológica

ENVIADA ESPECIAL Estocolmo

Especialización tecnológica, más vivienda y presencia activa de universidades. Es la receta de Xavier Trias, presidente del grupo municipal de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, para que el distrito 22@ tenga un éxito certero y camine con paso firme en la transformación de lo que fue el antiguo suelo industrial de los dos últimos siglos. Trias, en plena precampaña, insistió en que la apuesta por el 22@ es buena, pero que hace falta perfeccionarla y modificarla.

Trias hizo esas apreciaciones después de visitar el parque tecnológico de Kista, uno de los distritos del área metropolitana de Estocolmo, considerado uno de los principales focos del desarrollo de las modernas tecnologías de los países escandinavos. Sin embargo, la comparación entre uno y otro proyecto es compleja. Primero, porque el origen de Kista -a unos 25 kilómetros de Estocolmo y conectada con un tren en 15 minutos- fue la recuperación de una ciudad ya existente con problemas de inmigración mal integrada. Como complejo se parece más al parque tecnológico del Vallès.

El 22@ forma parte de uno de los barrios de toda la vida de Barcelona y no registraba problemas sociales, sino el declive de la actividad industrial y manufacturera. En el caso de Kista fue la iniciativa privada la que primero intervino con la instalación del gigante Ericsson con 10.000 empleados. Eso ocurrió en 1975 y fue después cuando el Gobierno sueco y la ciudad de Estocolmo apostaron por establecer un complejo universitario de estudios tecnológicos y propiciar la creación de un cluster -agrupación de empresas- de comunicación. En Kista trabajan unas 30.000 personas -de ellas 1.100 son investigadores, además de 4.000 estudiantes. Ocupa una extensión de 200 hectáreas y hay un total de 1.350 compañías, 450 de tecnologías de la información y comunicación.

Deslocalización empresarial

El 22@, por el contrario, arrancó en 1999 por la iniciativa pública, la del Ayuntamiento de Barcelona, que puso en marcha seis planes especiales de transformación de parte de sus 200 hectáreas. Desde su inicio se han instalado 222 empresas de todo tipo que han propiciado 21.200 puestos nuevos de trabajo, según datos de 2006.

Así como en Kista las viviendas están a un lado y las empresas en otro sector, en el 22@ se mezclan las 4.600 que ya existían y las 4.000 que se tienen que construir. Trias ve dos problemas en el 22@. Uno, la diversidad de las empresas que se instalan: "No se está consiguiendo la especialización tecnológica deseable y el 22@ es un poco de esto y de lo otro, además de recibir empresas que se deslocalizan de otros lugares". Otra cuestión que el alcaldable señala es la falta de masa crítica, más vivienda en las decenas de manzanas de esa parte del Poblenou. A juicio de Trias, no tiene sentido que la empresa municipal Barcelona Activa -una incubadora de empresas tecnológicas además de formadora de profesionales de diversos sectores- no forme parte del 22@.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 2007