Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La resistencia gallega antifranquista fue la mejor organizada de España", afirma el historiador Heine

Las relaciones entre antifranquismo y antisalazarismo han hecho de "la raya" luso-galaica símbolo de la memoria histórica. La asociación Amigos da República rindió tributo, un año más, a las víctimas gallegas de la represión franquista.

Historiadores de los dos países han puesto de manifiesto las peculiaridades que la frontera ha tenido en la lucha por la supervivencia, personal y política. Junto a ellos, el profesor de la Universidad de Berlín Harmut Heine.

Heine llegó a Ourense tras una semana de inmersión en los archivos de la PIDE (Policía Internacional y de Defensa del Estado) en Lisboa, y con su potente español de alemán formado en Londres desgranó episodios inéditos de la Historia de Galicia: el papel determinante de algunos huidos a Portugal que pusieron en marcha desde ahí el Partido Comunista Gallego. Una historia de tesón, persecuciones, escarceos y mucho engaño. "Una novela, si yo no fuera historiador".

La historia que Harmut Heine desveló en Ourense comienza en 1936, cuando el diputado comunista por Bilbao Leandro Carro acude a Galicia a un congreso del Partido Comunista y estalla la sublevación. El diputado se esconde en el Norte de Portugal y el PC acaba enviando en su busca, para evacuarlo, a un comisario político del batallón en el frente vasco, Teixeira Vento. "Teixeira acabará montando una imprenta en Lisboa y editando ahí los dos primeros números de Mundo Obrero".

La policía de Salazar capturó a Teixera. Semanas después de su puesta en libertad, cayó el grupo de Lisboa y fueron fusilados siete de sus integrantes, entre ellos el orensano Eladio Rodríguez, de Vilamartín.

Víctor García, "el típico comunista, duro hasta consigo mismo" refundó en 1943 el Partido Comunista Gallego. Según Heine, a la dirección del PC, exiliada en Tolouse "no le gustaba García ni tampoco los gallegos que lo secundaban, porque eran independientes". Tildado de traidor y trostkista, García encontró la muerte "a manos de sus compañeros".

Heine desmitifica la historia del PC: "Convirteron a Gayoso -secretario general del PC gallego, ejecutado a garrote vil en A Coruña en 1948- en mártir porque lo habían nombrado ellos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2007