Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un traspaso complicado

La sociedad estatal, Improasa, dependiente de la Sepi, administrará el pazo de Baión desde el 31 de abril hasta que definitivamente pase a manos privadas. El traspaso se prevé complejo, teniendo en cuenta que Freixenet ha comenzado ya a gestionar la cosecha de 2007, según el calendario agrícola del sector del vino que comienza y termina en los meses de septiembre.

La firma catalana todavía está empezando a embotellar la cosecha de 2006, unas 100.000 botellas que no son ni la mitad de lo que aguarda del siguiente ejercicio que, para el sector en general, ha sido récord en cantidad y calidad del vino cosechado.

Los responsables del Plan Nacional de Drogas apuestan por prorrogar el contrato a Freixenet, pero no está claro cual será la fórmula elegida para realizar el cambio de administradores cuando por fin pase a manos de los nuevos propietarios, previsiblemente antes de final de año.

La empresa ha realizado durante los últimos años una fuerte inversión en el pazo para renovar las instalaciones y poner los viñedos a pleno rendimiento. La cosecha del 2007 ya está en marcha; la duda sobre si la embotellará Freixenet se mantiene.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2007