Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sancionados por protestar uniformados

La Dirección General de la Guardia Civil decidió abrir sendos expedientes por falta muy grave a los dos dirigentes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) que más se significaron en la manifestación de agentes de uniforme celebrada el día 20 de enero pasado en la plaza Mayor de Madrid.

Fue la primera respuesta del Gobierno a la mayor protesta multitudinaria de agentes uniformados de la historia. Uno de los expedientados fue el secretario general de la AUGC, Joan Miquel Perpigná, quien lanzó la soflama final de la protesta, y el otro era el responsable de comunicación, Juan Antonio Delgado, conductor del acto. El Ministerio del Interior decidió apartarlos cautelarmente del servicio por un plazo de tres meses.

Estos dos fueron sólo los primeros expedientes de una cascada de sanciones -Perpinyá fue expedientado en dos ocasiones- a los agentes que protestaron uniformados contra lo que consideraban un incumplimiento del Gobierno socialista respecto a la regulación de dos de sus reivindicaciones: la reforma de la ley disciplinaria y el estatuto de derechos y deberes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de marzo de 2007