Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un derrumbe obliga al desalojo de 45 personas en el centro de Cádiz

El desplome de un muro medianero de dos fincas del casco antiguo de Cádiz obligó ayer al desalojo de 45 personas de cinco edificios. La pared trasera de los números 26 y 28 de la calle Sacramento se derrumbó durante la madrugada, y arrastró en la caída algunas vigas que, al desprenderse del edificio, dejaron al descubierto el interior de las casas.

Previamente, a la una de la mañana, parte del muro de la primera planta se había derrumbado. Ninguna persona resultó herida porque el ruido de la primera caída alertó a los vecinos, que pudieron evacuar los edificios a tiempo. "Se oyó un ruido inmenso, como si un avión estuviera en nuestra cabeza. Salimos todos corriendo, llorando, gritando, y fue entonces cuando se cayó de arriba abajo", explicó Dolores Díaz, una de las vecinas desalojadas.

Técnicos municipales, acompañados del concejal de Urbanismo, José Loaiza, visitaron los edificios para evaluar los daños y elaborar un informe. Los primeros indicios apuntan a que el muro pudo verse afectado por unas obras de la calle Fernández Shaw, donde se ha derribado un edificio que colindaba con la finca más dañada. Los vecinos, que han sido alojados en dos hoteles, habían detectado que en el último mes, desde que comenzaron los trabajos, habían aparecido grietas y saltado algunos azulejos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 2007