Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JAVIER VARGAS | Guitarrista y compositor | Las enseñanzas artísticas

"Hoy hay guitarras eléctricas con la calidad de un Stradivarius

Javier Vargas, de la Vargas Blues Band, se codea con estrellas de la talla de Carlos Santana o los bajistas de Cream y Deep Purple. Atesora experiencias por medio mundo y ahora se ha propuesto transmitirlas en un DVD.

Sin complejos, hace una defensa acérrima del bajo y la guitarra eléctricos -"dos instrumentos contemporáneos que consiguen la calidad de sonido de un Stradivarius"- y se congratula de que entren en los conservatorios profesionales. "Cuanto más amplia y sólida sea la base musical mejor", argumenta.

Madrileño de 47 años, está convencido de que ambos tienen "la misma dimensión que un chelo" y que el único límite está en la creatividad del músico. "Con la guitarra se puede hacer de todo, no sólo tirarla y romper el amplificador. Jazz, blues, rock psicodélico, interpretar a Stravinsky... Depende de las pastillas, del amplificador, de la madera de la guitarra, de la forma de pulsar las cuerdas...".

"Hay que oír todo tipo de música, como en las escuelas americanas", asegura Vargas, formado en el country en Nashville. A los 12 años, en Mar del Plata (Argentina), donde pasó su infancia, agarró su primera guitarra y comenzó a recibir clases particulares. Ya en España se apuntó a guitarra acústica en el conservatorio: "Allí aprendí los primeros acordes, las primeras escalas. El problema es que hay que armarse de mucha paciencia. Van demasiado lentos para un músico".

Ha impartido algún seminario -"muchos músicos conocidos enseñan. Está muy bien para refrescar la teoría y la técnica"- y no descarta convertirse en profesor, pero antes tiene que terminar su nuevo álbum, Lost and found, e irse de gira.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de marzo de 2007