Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Mercedes Gallizo | Directora general de Instituciones Penitenciarias | Controversia política por el 'caso De Juana'

"La muerte de De Juana habría sido un problema mayor"

Mercedes Gallizo (Zaragoza, 1952) afirma que la prisión atenuada para el etarra Iñaki de Juana Chaos no ha sido una cesión por su huelga de hambre, sino una decisión ante el riesgo de muerte inminente. Comprende el dolor de las víctimas, pero recuerda que De Juana cumplió 18 años por sus 25 asesinatos, que el PP le dio beneficios penitenciarios y que en la actual condena ella es la víctima. De Juana cumple ahora prisión por un artículo titulado Gallizo.

Pregunta. La prisión atenuada a De Juana, ¿no es una cesión a un pulso, un chantaje?

"Cabe esa posibilidad [que De Juana vuelva a la cárcel sin mejora su salud] como que pase a tercer grado. No quiero hacer hipótesis

"El objetivo por el que fue condenado la segunda vez éramos nosotros. El artículo se titula con mi apellido [Gallizo] y lo ilustra mi foto"

Respuesta. Eso es como decir que el Tribunal Supremo cambió su condena por esta huelga de hambre. Esta persona tuvo una petición fiscal muy alta, una condena de su sala y luego una revisión que rebajó extraordinariamente esa condena. Esta reducción, ¿fue producto de un chantaje a la justicia? Es impensable en un Estado serio. El Estado jamás se puede dejar chantajear. La decisión se ha tomado por razones de salud.

P. Pero ese deterioro de salud se debe a una decisión del preso.

R. La ley penitenciaria, ante una persona que está en grave riesgo de perder su vida, dice que el Estado debe intervenir y no distingue si la persona es drogodependiente, se ha intentado suicidar o tiene cáncer por fumar. Cuando los informes médicos han determinado que esta persona, que se retiraba la sonda de alimentación forzosa, corría un riesgo cierto, grave e inminente para su vida es cuando la junta de tratamiento del centro y después la dirección general, la fiscalía y el juez hemos determinado que el deber principal que teníamos era preservar su vida y evitar lesiones irreversibles.

P. Se puede entender que la prisión atenuada es un privilegio.

R. Se ha creado una polémica con esta persona porque tenía una condena anterior, un historial, del que se ha hecho un icono.

P. Él no se ha arrepentido.

R. Pero ha pagado con la justicia por sus 25 asesinatos. Esta medida se ha valorado de manera diferente de otras que tomó el Gobierno anterior, con el que 21 miembros de organizaciones terroristas fueron clasificados en tercer grado -no en segundo, con régimen atenuado como De Juana-, por razones de salud.

P. En el hospital, ¿ha tenido privilegios? Compartía cama con su novia, que le visitaba sin cacheo.

R. Esta persona, como corroboran los informes médicos, había perdido 30 kilos, tenía una hipoglucemia extrema y sus constantes vitales al límite. Por esto se le ha permitido, porque el reglamento que hizo mi antecesor permite que esté acompañado. Uno de los autos de la Audiencia Nacional decía que tenía que estar acompañado todo el día, por razones de seguridad y humanitarias. No quiero calificar la literatura que se ha hecho de las relaciones que tenían estas personas en el hospital.

P. ¿Tenía información de que De Juana dejaría la huelga de hambre tras lograr la prisión atenuada?

R. No teníamos información en ese sentido ni en el contrario.

P. ¿Qué pasa si en tres meses está en su casa en perfecto estado?

R. Este régimen de cumplimiento se ha hecho para que se recupere ante una situación de riesgo evidente de muerte en semanas o días. ¿Cuánto tiempo? No lo sé. Como todos los sometidos a la Administración penitenciaria, va a estar bajo control, porque está cumpliendo su pena, en una modalidad distinta, y verá revisada su situación cuando toque legalmente.

P. ¿Puede volver a la cárcel?

R. Cabe esa posibilidad, como la de que pase al tercer grado. No quiero hacer hipótesis.

P. Políticamente era una decisión de absoluto riesgo.

R. Como dijo el ministro, era una decisión difícil, pero es tan difícil tomar una decisión como no tomar ninguna que al final se convierte en un problema mayor que el que no has afrontado, con el agravamiento y la muerte, que habría sido un problema mayor.

P. Se habla otras cosas...

R. Estamos hablando de la distorsión profunda que se ha hecho del caso. Se ha mezclado la anterior condena de De Juana, ya cumplida, con una condena por escribir artículos, por los que se le condenó a tres años, de los que lleva más de la mitad cumplidos.

P. No hay precedentes...

R. Cada año se dan más de 300 terceros grados, casi uno al día, por deterioro de salud, sin valorar el porqué de ese deterioro, sino los informes de los médicos.

P. Y los antecedentes de los GRAPO en huelga de hambre.

R. Con los GRAPO hubo dos episodios de huelga de hambre. En el primero murió una persona a los tres meses por un fallo multiorgánico, uno de los riesgos de los que los médicos advierten en estas situaciones. En el segundo, hubo una serie de personas que estuvieron mucho tiempo de huelga, con procesos de realimentación: de volver a comer y de volver al ayuno. Los especialistas que han seguido a De Juana han estudiado esas historias clínicas y vieron que en estas circunstancias se producen secuelas irreversibles, a veces meses después. Tres de esos grapos fueron puestos en libertad condicional.

P. Les quedaba poca condena.

R. Juan Manuel Pérez Hernández tenía una condena de 65 años y cumplió 17; Milagros Caballero tenía 62 años y cumplió siete. Y Sebastián Rodríguez Veloso, que ahora es paralímpico, tenía una condena de 84 años y cumplió nueve, por las secuelas de su huelga de hambre, que aparecieron meses después. La Audiencia nos manda que preservemos su vida y no se produzcan secuelas irreversibles.

P. ¿No es una cesión al mundo de ETA?

R. No es una cesión en ningún sentido. Su huelga de hambre no constituye una estrategia de una organización, ni de un colectivo, es una actitud individual, no compartida por sus compañeros.

P. ¿Cuándo se toma exactamente la decisión de concederle prisión atenuada?

R. Una vez que la junta de tratamiento hace su propuesta, el miércoles por la mañana, nosotros hacemos el informe preceptivo, valorando y respaldando esa decisión. El miércoles por la tarde lo comunicamos a la Audiencia Nacional, que resuelve en un plazo breve.

P. La AVT y el Foro de Ermua, entre otros, consideran humillante la prisión atenuada.

R. Entiendo el sentimiento de las víctimas de sus 25 asesinatos, por los que cumplió 18 años, porque disfrutó de beneficios penitenciarios. Pero quizás lo deberían haber manifestado cuando obtuvo esos beneficios. El PP le concedió a De Juana dos redenciones extraordinarias máximas, de 175 días cada una, por escribir un libro, una novela, sobre su experiencia en la cárcel donde vertía unas opiniones contra el sistema penitenciario, no sé si más duras que las de los artículos por los que ha sido condenado ahora. Por ese libro no sólo no se le procesó, se le benefició. Una de esas redenciones, concedida indebidamente, la anuló este Gobierno. La condena que ya cumplió se alargó por esta razón. El objetivo por el que se le impuso la segunda pena somos nosotros, los amenazados son funcionarios del sistema penitenciario, personas honorabilísimas que en ese artículo eran vilipendiadas e injustísimamente tratadas. Y soy yo a quien dedica el artículo principal en que se basa la sentencia que le condena, que se titula con mi apellido y lo ilustra mi foto.

P. ¿Y si otros presos se ponen en huelga de hambre?

R. En el sistema penitenciario muchas personas adoptan formas de presión: huelgas de hambre, autolesiones... Y saben que somos inconmovibles a esa presión. Esta decisión no se ha tomado porque estuviera ejerciendo una medida de presión sino cuando su vida corría grave riesgo. Seamos serios. La gente no se va a poner en huelga de hambre al borde de la muerte por una decisión judicial.

P. ¿Qué le parece la reacción del PP?

R. Mal, impropia de un partido que ha tenido responsabilidades de Gobierno. No se puede actuar con deslealtad o hipocresía, porque el PP hizo muchas excarcelaciones, en circunstancias muy difíciles. Veo impropio que este partido tenga reacciones tan desmedidas y manipuladoras donde se mezcla la anterior condena con la actual, y se oculta que se le concedieron beneficios extraordinarios sin ningún criterio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de marzo de 2007