Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Renault intenta atajar una ola de suicidios

Tres empleados de una misma planta se han quitado la vida en los últimos cuatro meses

Renault ha decidido plantar cara a la serie de suicidios ocurridos en los últimos cuatro meses en el Technocentre, la planta que la empresa tienen en Guyancourt, (un suburbio del suroeste de París). Aunque ya se habían producido dos intentos meses antes, el primer sobresalto llegó el 20 de octubre, cuando un ingeniero se quitó la vida en el mismo centro. Un técnico de 44 hizo lo mismo tres meses más tarde en las inmediaciones de la planta. Y, el 16 de febrero, llegó la última mala notica: un técnico que iba ser ascendido a un cargo directivo se suicidó en su domicilio dejando una carta en la que expresaba sus dificultades en el trabajo.

La fiscalía de Versalles decidió iniciar una investigación preliminar. Días después de que 2.000 trabajadores se reunieran en el Technocentre para rendir homenaje al último fallecido, Carlos Ghosn, el consejero delegado, aprovechó una conferencia que reunía a 2.500 altos cargos e ingenieros para aclarar la situación y anunciar un plan de acción.

Ghosn encargó al director general adjunto de Renault y al director del Technocentre de Guyancourt que propusieran de aquí al 15 de marzo medidas concretas para remediar la situación. La decisión de involucrar a uno de los cinco miembros del comité ejecutivo (el órgano de gestión más alto de Renault) responde al deseo de dejar clara la determinación del equipo directivo en este asunto.

En un discurso solemne, tras rendir homenaje a las tres personas fallecidas, Ghosn describió cómo deben ser las relaciones humanas en un grupo como Renault: "La gestión es una noción fundamental, porque afecta al recurso más importante del que dispone una empresa: las mujeres y los hombres. Sin ellos, la empresa no puede salir adelante con éxito".

En la convención del jueves, Ghosn recalcó que de ninguna manera se cuestiona el Contrato Renault 2009, el plan estratégico en marcha que ha fijado unos objetivos extremadamente ambiciosos para la empresa. El centro de Guyancourt es una parte esencial de este plan, pues es ahí donde se diseñarán 19 de los 26 modelos nuevos que deberán dar un nuevo impulso a la marca de aquí a 2009. Por consiguiente, el Technocentre debe "generar" seis vehículos nuevos al año, frente a los tres o cuatro que creaba hasta ahora, y todo ello sin un aumento de plantilla o de medios, lo cual crea una presión innegable a los 12.000 ingenieros y técnicos que trabajan en el centro.

El replantearse estos objetivos haría peligrar el futuro de la empresa, insistió Ghosn, quien a continuación explicó que la carga de trabajo actual se debe al entorno ultracompetitivo en la industria automovilística en este momento.

Ghosn aprovechó para recalcar que todos los objetivos fijados para 2006 debían ser cumplidos. Felicitó a los trabajadores de Renault por la "magnitud de la labor realizada en los últimos meses" e insistió en que la dirección trasladase estos ánimos a sus respectivos equipos, una primera respuesta ante el malestar que ha reinado en los últimos meses.

Como recordó Ghosn, "es en los momentos en los que no se obtienen resultados visibles cuando la gestión es decisiva". Queda por ver si Renault sabrá plantear las preguntas adecuadas para salir de su pesadilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de marzo de 2007