Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez imputa a dos policías por filtrar datos a ediles corruptos del PP en Telde

Unas escuchas telefónicas por otro caso destaparon las prácticas ilegales de los agentes

El equipo de gobierno municipal de Telde, del PP, imputado por corrupción en la Operación Faycán, una investigación de la Fiscalía Anticorrupción, la policía y el Juzgado número 3 de Telde, disponía de información secreta de primera mano sobre los entresijos de las pesquisas. Según la investigación, los concejales poseían dos topos en la policía canaria que les filtraban los datos de las pesquisas de sus colegas. Una investigación llevada a cabo por un juzgado distinto puso en evidencia cómo un intermediario próximo a dicho equipo de gobierno exigía y recogía información secreta del sumario.

El caso Faycán destapó una compleja trama de corrupción por la que la mayoría de los concejales del Gobierno municipal del PP en Telde cobraban comisiones a cambio de adjudicación de contratos o de dar trato de favor a distintas empresas.

Uno de los principales colaboradores de la trama de corrupción llegó a confesar al juez y a este periódico el mecanismo con el que se cobraban comisiones ilegales por parte de diversos empresarios canarios a cambio de un trato privilegiado en la concesión de contratos municipales del Ayuntamiento de Telde.

El juez investiga en este caso incluso la posible financiación irregular del Partido Popular a través de las supuestas prácticas delictivas de los concejales del Ayuntamiento de Telde, que tenían cargos orgánicos dentro de esta formación política en Canarias.

La juez que lleva el caso de la presunta corrupción de dos agentes policiales ha decretado el secreto sobre la actuación de ambos policías.

No obstante, ha trascendido que uno de ellos tiene categoría de subinspector, M. A. M. R mientras que el segundo policía implicado, A. E. M. R., forma parte de la escala básica.

Ambos agentes fueron detenidos el pasado martes y puestos en libertad bajo los siguientes cargos: infidelidad en la custodia de documentos, violación de secretos y revelación de secretos.

La investigación judicial ha encontrado suficientes indicios de que los dos policías no sólo informaron verbalmente a los concejales del PP de las actuaciones secretas que seguían sus compañeros de la Brigada Provincial de Información para desmantelar la trama de corrupción municipal de Telde, sino que entregaron documentos que obraban en su poder.

El receptor de tales documentos secretos policiales era un presunto intermediario, F.J.S.V., de la trama de corrupción que supuestamente dirigía la concejala de Obras Toñi Torres.

Esta situación irregular, que no había sido detectada en la propia Operación Faycán, afloró sin embargo en las grabaciones secretas que llevaba la titular del juzgado número seis por una causa distinta.

La sorpresa que arrojó la escucha de las conversaciones mantenidas por uno de los implicados, F.J.S.V. es que encargaba a dos agentes de policía que le entregaran información y por escrito sobre las pesquisas entonces en curso que otros policías estaban desarrollando para desarticular la trama de corrupción en el Ayuntamiento de Telde.

Este hallazgo ocurrió en noviembre pasado, cuando la policía se afanaba en analizar las grabaciones y las corruptelas del equipo de Gobierno de Telde, que había recopilado durante los largos meses de su investigación, y que había reventado en forma de detenciones (ya suman 26) en marzo de 2006.

Segundo caso de espionaje

Este hecho sólo ha sido conocido ahora, tras autorizar la juez su difusión. Se de la circunstancia de que es el segundo caso de espionaje o contraespionaje que dirigen elementos o cargos del PP contra la policía canaria implicada en la investigación de casos corrupción que les afecta.

En el caso de corrupción del municipio grancanario de Mogán el juez acreditó como la jefa policial encargada de la investigación fue investigada por orden de la primera teniente de alcalde con intención de denigrarla. La investigación llegó hasta las cuentas corrientes que la dirigente policial tenía en el banco y los datos del registro de la propiedad sobre sus bienes inmobiliarios en el municipio. Por esa razón, la juez imputó varios delitos a los implicados por revelación de secretos. En este municipio, la juez investiga también supuestos delitos electorales relacionados con la actividad de los concejales del Partido Popular.

El PP canario, por boca de su presidente regional, José Manuel Soria, defiende a los dirigentes municipales de Mogán y carga contra la Fiscalía Anticorrupción, a la que acusa de estar en manos del Gobierno socialista para meter en la cárcel a dirigentes del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 2007