Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EADS descarta el cierre de plantas de Airbus en España dentro del plan de ajuste

La industria española aumentará su carga de trabajo en el futuro avión A-350

España sale bien librada del ajuste de Airbus que aprobó ayer el Consejo de Administración del consorcio aeronáutico EADS. Los extremos del acuerdo no se detallarán hasta mañana miércoles, una vez que se explique al comité de la empresa constructora de aviones. El plan, no obstante, no supondrá el cierre de ninguna planta española y se limitará a los ajustes ya iniciados que afectan a unas 300 personas correspondientes a la estructura de la empresa. Además, España confirma que aumentará su carga de trabajo en el futuro A-350 a más del 11% de media y será la responsable de la parte trasera del avión.

La crisis aeronaútica que se inició con el retraso en la entrega del A-380, cumple un capítulo más. Ayer se acordó que el ajuste general afecte a unos 10.000 trabajadores sobre los 59.000, como se preveía, y la mayor carga se la llevarán Francia (21.500 empleados) y Alemania (también con 21.500), con menor incidencia en España y el Reino Unido (con una plantilla de 13.000 personas). Asimismo, se cerrarán en torno a una decena de plantas, aunque se pretende que no sea traumático y que algunas de las plantas puedan reconvertirse pasando a manos de subcontratistas o realizando otras especializaciones. Airbus cuenta en España con tres plantas y 3.100 empleados: Getafe, 2.100; Illescas (Toledo), 500, y Puerto Real (Cádiz), otros 500. Sobre esta planta se había especulado la posibilidad de ajuste o cierre, algo que, según fuentes consultadas, nunca se ha previsto.

El consejo de EADS, en el que Juan Manuel Eguiagaray es el único representante español de los 11 miembros, alcanzó el definitivo acuerdo en una videoconferencia que puso fin a la reunión iniciada el día 20. Las diferencias entre franceses y alemanes y el fuerte ajuste llevó a que el asunto fuese negociado por el presidente francés, Jacques Chirac, y la canciller alemana, Angela Merkel, en la cumbre bilateral del viernes.

En cualquier caso, además del alivio que supone que no se cierre ninguna planta, para España tiene mucha importancia que se confirme el aumento de carga de trabajo en el futuro avión de pasajeros A-350. La fabricación de este aparato se hará con fibra de carbono, materia en la que la industria española se ha especializado. Por eso se concederá a España el centro de excelencia de la parte trasera del avión. De esta forma, la industria española elevará su participación en el A-350 de una media del 7,5% actual a más del 11%. España ha subrayado que tiene capacidad para elevarla al menos hasta el 15%, pero la supremacía de alemanes y franceses impide que se haga realidad. También ha pedido aumentar la presencia en el capital del grupo EADS hasta un 10%.

Por otra parte, EADS pretende aprovechar el ajuste previsto en el plan denominado Power 8 para mejorar la competitividad futura de su filial Airbus. Según el escueto comunicado adelantado ayer por EADS, el plan Power 8 permitirá a Airbus "afrontar mejor el reto de la debilidad del dólar, la carga financiera relacionada con los retrasos del A-380, así como la necesidad de inversiones en el futuro". Asimismo, el plan permitirá generar 2.100 millones de euros en 2010 en la cuenta de resultados antes de impuestos y otros 5.000 millones de cash-flow (beneficios y amortizaciones) entre 2007 a 2010.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 2007