Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Narbona asegura que Costas ha ejecutado ya más de 100 derribos

Medio Ambiente quiere despejar de edificios y chiringuitos 60 hectáreas de playa en el litoral andaluz. Para ello, esgrime la Ley de Costas, que regula desde 1988 el dominio público marítimo-terrestre. La ministra Cristina Narbona, que presidió ayer en Sevilla la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente junto a los consejeros en esta materia de cada Comunidad Autónoma, aseguró que seguirá adelante con el plan y cifró en más de 100 las construcciones ilegales que ya se han derribado.

Narbona aseguró que las actuaciones se harán con el máximo consenso posible: "Queremos que se cumpla la norma, pero de acuerdo con los ayuntamientos, la Junta de Andalucía y los sectores implicados". La ministra destacó el programa de adquisición de fincas de valor medioambiental que en 2005 supuso una inversión de 11 millones de euros y éste año será de 20. Además, englobó estas medidas dentro de la lucha contra el cambio climático. No en vano, la reunión con los consejeros de las comunidades autónomas, versaba sobre este punto y Narbona no dudó en recordar que, precisamente, el retroceso de la línea del mar es uno de los efectos más visibles del calentamiento global en España.

La reunión sirve de antesala a la próxima Conferencia de Presidentes, el año que viene, que tendrá como tema central el cambio climático. Por ello, se abordó una serie de compromisos para centrar esta lucha.

Gestión de residuos

La ministra presentó el Plan Nacional Integrado de Residuos (PNIR), que se proyecta de 2007 hasta 2015. Este plan cuenta con un presupuesto de 24 millones de euros, además de otros 17 millones destinados a proyectos I+D+i que fomenten la reutilización y el reciclaje. Dentro de el Plan, se establecen por primera vez unos índices mínimos de recogida de residuos de pilas y acumuladores portátiles. Se prevé la recogida del 25% de los desechos para el año 2012 y del 45% en 2016. Asimismo, Narbona presentó el borrador de Real Decreto que establece los valores objetivos de concentración de arsénico, cadmio, níquel y de los hidrocarburos policíclicos presentes en el aire, con el fin de proteger tanto la salud como el medio ambiente.

El Plan Nacional de Adaptación al cambio climático también obtuvo la firma de la ministra. Éste consistirá, en una primera fase, en analizar tres sectores socioeconómicos: agricultura, salud y turismo. Otro proyecto al que se dio el visto bueno fue el referente a la protección de los cetáceos. Narbona explicó que se definirá el "espacio de protección", donde se restringirán los "movimientos de buques" y otras actividades que influyan negativamente sobre ellos. Para terminar, Narbona anunció que el próximo verano las comunidades autónomas contarán con más "medios aéreos" anti incendios y recordó que, en el último año, los integrantes de las brigadas del ministerio han aumentado en casi 100 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 2007