Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Gasol se queda en Memphis

El español seguirá con los Grizzlies al menos hasta junio, tras cerrarse ayer el mercado

Pau Gasol jugará en los Memphis Grizzlies al menos hasta final de temporada tras no concretarse ningún intercambio de jugadores antes del cierre del mercado de invierno de la NBA. El propietario Michael Hesley y el mánager Jerry West decidieron satisfacer los deseos de su jugador franquicia de abandonar la ciudad e iniciaron conversaciones con numerosos equipos para buscar una salida razonable para ambas partes. Una vez el nombre de Gasol se incluyó en la lista de la compra, pocas fueron las franquicias que no llamaron a la puerta para interesarse por un jugador que pone 20 puntos y 10 rebotes en el casillero de manera sistemática. Pero a cambio de un diamante como Gasol, los Grizzlies buscaban otras piedras preciosas. Nunca acabaron de llegar.

Gasol le había pedido a Hesley que le traspasara a un equipo con aspiraciones de victoria el pasado 15 de enero, tras una derrota en casa ante los Suns. El pívot español se había perdido los primeros 19 partidos de la temporada a causa de una lesión sufrida en el Mundial de Japón, una baja que acusó el equipo en forma de derrotas continuas. Como consecuencia, el entrenador Mike Fratello fue cesado en diciembre y sustituido de manera interina por Tony Barone.

Además, los rumores de la venta de la franquicia acentuaron la inestabilidad de un equipo que ni siquiera con el regreso de Gasol ha encontrado el nivel para competir mano a mano con el resto de la Liga. Con cambios de entrenador, compradores interesados que van y vienen y con la idea de Jerry West, el arquitecto de un proyecto que tiene a Gasol como escultura principal, de retirarse a final de temporada, el español buscó una salida que le pudiera ayudar en el plano personal y que a la vez fuera beneficiosa para el equipo.

Tres apariciones en la postemporada, donde perdieron todos sus partidos, fue el techo hasta donde este equipo podía llegar. Probablemente pensó Gasol, que tras colocar a Memphis en el mapa deportivo del país, su etapa como grizzlie había concluido.

Sin embargo, hay una fecha en el calendario que Gasol debería marcar en rojo. Es la del 28 de junio, día en el que se celebrará el draft de la NBA, y en el que todas las franquicias ponen sus cerebros a toda máquina para concretar canjes de jugadores y de selecciones de la lotería. De hecho, así fue como entró Gasol en la Liga hace ya seis años y medio. La gorra que le entregó el comisionado David Stern tras recibirle en el escenario del Madison Square Arena fue la de los Atlanta Hawks, quienes cedieron sus derechos minutos más tarde a Memphis a cambio de Shareef Abdur-Rahim. Sin ir mas lejos, durante el pasado draft, Jerry West mandó a Shane Battier y Stromile Swift a Houston a cambio de la octava selección de la lotería, donde eligieron a Rudy Gay.

En estos momentos los Grizzlies acumulan 14 victorias y 42 derrotas, el segundo peor récord de la Liga, sólo por detrás de Boston. Han ganado dos de los últimos 10 partidos. Ante este tétrico escenario, Gasol esperará al verano para estudiar los refuerzos que podrían llegar para dar el salto de calidad que busca. O por el contrario, pase lo que pase, puede que siga teniendo los días contados. O en este caso, meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de febrero de 2007