Sanidad convocó un concurso para un sistema informático que ya había recibido

La empresa adjudicataria por 6,3 millones aportó la primera versión antes de la convocatoria

La Consejería de Sanidad convocó y adjudicó un concurso público por 6,3 millones de euros cuando había recibido meses antes el producto informático (para centralizar los datos médicos de los seis millones de madrileños en los centros de salud) que aparentaba comprar. Así se desprende de documentos e informes de Sanidad que demuestran que la empresa Stacks, ganadora del concurso en julio de 2006, ya había entregado las primeras versiones del sistema en marzo. Además, técnicos de Stacks y Sanidad trabajaban codo con codo para desarrollar el sistema desde 2005.

El objeto del concurso tenía que servir para la "Dotación de software a medida, implantación y puesta en marcha del sistema de información centralizado para atención primaria de la Consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid", según sus bases. El proyecto quería unificar las bases de datos de los 400 centros de salud de la región, que hasta ahora no están conectados.

Él precio de licitación era de 8,5 millones de euros, aunque finalmente Stacks se lo adjudicó por 6,3 y derrotó a una segunda empresa. La convocatoria del concurso fue hecha el 7 de abril y la adjudicación el 21 de julio, aunque no fue publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid hasta 20 días más tarde. Stacks es una compañía posteriormente absorbida por una multinacional francesa que vende datos clínicos al sector farmacéutico.

Pero mientras Sanidad aparentaba cumplir todos los requisitos formales que exige la ley de adjudicación de contratos públicos -que establece que todas las empresas deben estar en igualdad de condiciones al aspirar a los contratos públicos-, trabajaba con Stacks en el desarrollo del sistema y realizaba pruebas sobre las primeras versiones.

Un documento interno, denominado Informe de Dirección y Aseguramiento de la Calidad, fechado el 3 de abril (cuatro días antes de la convocatoria del concurso) habla del sistema como entregado y cita "las pruebas unitarias y del sistema que se han llevado a cabo durante el proceso de desarrollo del sistema". Además, Sanidad exige a la empresa que entregue "la versión 0 del sistema totalmente operativa a finales del mes de mayo", es decir, mientras el concurso aún está abierto y dos meses antes de que el BOCM publicara su adjudicación.

Otros documentos, sin embargo, demuestran que la colaboración entre Stacks y Sanidad había empezado mucho antes. Uno fechado en febrero, por ejemplo, muestra como un técnico de Sanidad pide a Stacks que confirme "que los datos correctamente cargados son los que hay a continuación", y adjunta una tabla con datos de pacientes a cumplimentar como nombre, apellidos y la fecha de la última visita.

Promoción para Stacks

En aquellas fechas -el 26 y 27 de abril- el director general de Informática de Sanidad, Fernando Bezares, participó en Santander en unas jornadas organizadas por Stacks para promocionarse. "La gente se quedó alucinada", explica un asistente. "Era difícil entender que el director general de Informática de la Comunidad promocionara a una empresa que iba a aspirar a un concurso público que él mismo ha convocado".

Sanidad afirmó ayer que "es rotundamente falso que se haya producido ninguna irregularidad". Argumenta que el nuevo sistema era "una evolución" del anterior, por lo que "se trabajó inicialmente en un procedimiento negociado sin publicidad con la empresa Stacks".

Posteriormente el Consejo de Gobierno decidió sacar el contrato a concurso por su importante cuantía económica. Sanidad sostiene que entonces convocó el concurso cumpliendo estrictamente la normativa. "El hecho de que Stacks conociera algún contenido de los pliegos no está vinculado, en ningún caso, con el concurso convocado, sino con el procedimiento negociado llevado a cabo inicialmente".

Tres fuentes de Sanidad desmintieron ayer esta versión. "Sanidad recibe de Stacks las primeras versiones del sistema antes de convocar el concurso. La empresa y la consejería trabajan juntos en la evolución de estas versiones y cuando el Consejo de Gobierno detiene la adjudicación directa, Sanidad ralentiza el desarrollo mientras se cumplen los plazos formales. Luego vuelve a trabajar a partir del punto en el que se había dejado el proyecto", explican estas fuentes. "No es verdad que Stacks 'conociera algunos pliegos del concurso' como dice ahora Sanidad. Stacks era parte protagonista del sistema porque lo estaba desarrollando. Sin Stacks detrás, este concurso no se podría haber convocado simplemente porque ella era la que lo estaba desarrollando".

Sus quejas y denuncias en lectores.madrid@elpais.es

El PSOE exige una investigación

El PSOE exigió ayer una triple "investigación en institucional, judicial y política" que aclare si Sanidad adjudicó irregularmente un contrato a la empresa Stacks y si la compra de esta empresa por una multinacional francesa (Cegedim) dedicada a la venta de datos médicos pone en peligro la intimidad -enfermedades, tratamientos, antecedentes familiares...- de seis millones de madrileños.

El candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas, alertó del "posible tráfico de datos de todos los madrileños al sector farmacéutico". El diputado socialista Eduardo Sánchez Gatell argumentó "es una enorme irresponsabilidad que Sanidad adjudique irregularmente un concurso público y lo haga a una empresa que inmediatamente es comprada por un gigante europeo de la venta de datos médicos. Esto demuestra lo apetitosa que ahora es Stacks gracias a Manuel Lamela", el consejero de Sanidad.

La consejería respondió a la declaraciones de Simancas y le exigió una "rectificación inmediata", en un comunicado en el que aseguró que la adjudicación se "ha llevado a cabo con la máxima transparencia y rigor". Sanidad añadió que Stacks no tendrá acceso a los datos confidenciales y que, aunque lo tuviera, no podrá venderlos porque incurriría en un delito. Sanidad, además, mostro su "extrañeza" porque el PSOE critique el caso en Madrid cuando Stacks también trabaja con otras siete comunidades autónomas.

El PSOE replicó que "Stacks no hace lo mismo en Madrid que en el resto de comunidades". "Aquí será el único lugar donde los datos quedarán centralizados en una única base de datos gestionada por la empresa".

La Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública calificó de "inaceptable" la actuación de Sanidad y la acusó de "tener mas interés en favorecer los negocios privados que la salud de la población".

Cegedim, por su parte, aseguró que "cumple toda la legalidad" y que la "división de actividades" de las empresas de su grupo impide "todo pirateo de expedientes médicos con fines comerciales", informa Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de febrero de 2007.

Lo más visto en...

Top 50