Reportaje:

La máquina del azar justiciero

Hispacounter crea Nemesys, un revolucionario sistema de pago para las salas de juego

La empresa Hispacounter, dedicada al diseño de sistemas electrónicos de pago, ha puesto a la venta la máquina del azar "justiciero". O "vengativo"... Depende del modo en que se traduzca el nombre del artefacto en cuestión, que sus creadores han convenido en llamar Nemesys. Se trata de un sistema de pago de premios para casinos y salones recreativos. Un aparato a prueba de robos y que puede albergar en su interior más de 20.000 euros en monedas de un euro y billetes de 10 y 50 euros.

"No existe nada como esto en el mercado", explica Santiago Tejedor, jefe de sistemas de automatización de Hispacounter. "Favorece la seguridad en los salones recreativos y contribuye al ahorro de personal", agrega.

El aparato, diseñado a prueba de robos, puede albergar en su interior más de 20.000 euros en monedas de un euro y billetes de 10 y 50 euros

Pletórico por el éxito del nuevo producto -sólo en enero ya han vendido 25 máquinas, y prevén colocar otras 60 de forma inmediata-, Tejedor recuerda las condiciones reales sobre las que se asienta la celebridad de la máquina Nemesys. "El sector del juego ha vivido en los últimos años un crecimiento sostenido en el país. En España hay más de 2.000 salones recreativos donde los españoles nos jugamos cerca de 9.500 millones de euros al año", puntualiza. "Todo esto ha producido problemas de seguridad, ya que a la vez que las salas han acumulado más dinero, los ladrones han cometido más atracos", asevera.

Según sus inventores, Nemesys ofrece la posibilidad de conectar la máquina al sistema de juego de la sala y pagar todos los premios que genere, sin que el efectivo se agote. La máquina, llamada así en homenaje a Nemesys, la diosa de la venganza y de la justicia distributiva, contiene todo el dinero que se juega en la sala, y garantiza una seguridad "máxima"; "tiene doble puerta y cerradura automática", añade Tejedor. "Hay muchos atracos. Hace unas semanas, sin ir más lejos, asaltaron una sala en Palma de Mallorca pistola en mano", avisa el jefe de sistemas de Hispacounter.

Las leyes españolas obligan a pagar los premios obtenidos en las máquinas B (conocidas como tragaperras) al instante, sea cual sea su cantidad. Esto genera no pocos problemas de seguridad a los propietarios de las salas. Más todavía con los llamados jackpots, premios acumulados aleatorios producidos por máquinas de juego interconectadas. La ecuación "a más dinero, más riesgo de robo" se hace inevitable.

El sistema Nemesys es una creación completamente española, como Hispacounter, del grupo Tractónica, que emplea a 65 personas e ingresó 10,2 millones de euros en 2006. Pero el invento surge de un sector, como es el del juego, donde las innovaciones del país tienen mucho peso en el ámbito europeo, según apunta Santiago Tejedor. "Lo más importante de la máquina es el software, que es potentísimo; ya se han interesado por él empresas de dispensadores de tiques y algunos bancos", indica Tejedor. "Y no damos abasto, hay un verdadero cuello de botella en la fabricación de la máquina, el número de pedidos excede a la fabricación de ejemplares", dice.

Sus creadores esperan también poder vender en el extranjero la máquina de la justicia en un futuro próximo. "Cambiaremos el nombre de Nemesys por Wizard, que significa mago en inglés. En estos países Nemesys no se suele traducir por justicia; más bien, lo toman en un sentido peyorativo", comenta Tejedor.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS