Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Procesados en Francia dos policías vinculados a las revueltas de 2005

Los agentes no actuaron para impedir que dos jóvenes muriesen electrocutados

La justicia francesa ha decidido procesar a dos de los policías que el 27 de octubre de 2005 persiguieron a un grupo de jóvenes del barrio de la Chene-Pointu, en la localidad de Clichy-sous-Bois, en la periferia de París, hasta que tres de ellos se escondieron en un transformador de electricidad. Dos de ellos murieron electrocutados y el tercero sufrió quemaduras.

Según el informe de los servicios internos de la policía (IGS), los agentes no hicieron nada para impedir que Zyed Benna, de 17 años, y Bouna Traore, de 15, murieran electrocutados y que su compañero sufriera graves lesiones. El incidente desató una ola de violencia inaudita en la que durante semanas ardieron miles de vehículos y propiedades en toda Francia.

Le Figaro identificaba ayer a los policías como Sebastien G., de 32 años, y Stephanie K., de 29. En función del informe del IGS, basado en las grabaciones de las comunicaciones entre los policías durante aquel incidente, y de las declaraciones que les tomó el pasado mes de noviembre junto a otros agentes, el magistrado Oliver Geron, titular del juzgado de Bobigny, ha optado por imputarles el delito de "no asistencia a personas en peligro".

De las conversaciones que mantuvieron los policías aquel 27 de octubre de 2005, se deduce que uno de los agentes inculpados advirtió a sus colegas en tres ocasiones de que los jóvenes se dirigían hacia el transformador eléctrico. Y que otro le respondió: "Si entran, no doy un duro por su piel".

Según Asuntos Internos, los agentes debían haber avisado inmediatamente a los responsables de la empresa EDF, propietaria del transformador, pero no lo hicieron. Según el IGS, los agentes actuaron con "una ligereza y una distracción sorprendentes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de febrero de 2007